Empatizar es … ponerse en el chupete del otro

Tener hijos gemelos o mellizos te cambia la vida. Y no sólo por el trabajo y esfuerzo adicional que eso supone, sino porque verles crecer juntos a los dos supone una tremenda alegría, y unas lecciones de vida difíciles de olvidar. Por ejemplo, entender realmente qué es empatizar.

Hay una dicho que dice que empatizar es ponerse en los zapatos del otro. Esta semana le hemos quitado el chupete a la niña, Ana. Ya sólo lo llevaba para dormir, pero el lunes se lo cambiamos por un juguete (como hicimos en su día con sus dos hermanos mayores). El primer día vino dormida en el coche a casa, por lo que no hubo lugar a discusión. Pero el segundo todo fueron lloros pidiendo el chupete.

Me resulta complicado explicar con palabras cómo lo vivió su mellizo, Ángel. Todo eran idas y venidas, llevándole juguetes a la cama para que se le pasara. Venía a nosotros para decirnos que por qué no le dábamos el chupete. Y abría la puerta del armario en el que se guardaban (y que por motivos obvios ya no).

Empatizar

Son más que dos hermanos. Son los mejores amigos del mundo. Disfrutan jugando (¡y chinchándose de vez en cuando!) y haciendo todos juntos. Y cuando uno está enfermo, se ha hecho daño o, visto lo visto, sus padres le hemos quitado el chupete, el otro lo pasa mal. Mal de verdad. Se intentan consolar, mostrarse su cariño y apoyarse.

Dicen también que empatizar viene a querer decir: mira, entiendo tu problema, sé cómo te sientes y cuenta conmigo aunque yo no pueda resolver tu problema. Voy a hacer todo lo que pueda para estar contigo y que no te sientas tan mal.

Se me permitirá entonces que diga que empatizar es … ponerse en el chupete del otro. O en la pérdida del mismo, más bien.

Print Friendly, PDF & Email

3 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.