Vender o no vender la idea: eh ahí la cuestión

Recientemente en una charla sobre innovación que impartí en la Universidad de Zaragoza un asistente me preguntó mi opinión sobre qué hacer cuando tienes una idea: si desarrollarla o vendérsela a otro. Al parecer, otro ponente que me precedió les recomendó lo segundo: ante la dificultad que tiene el desarrollar una idea, un proyecto, mejor venderle la idea a otro y eliminar riesgos.

Ignoro si fue realmente ese el consejo, o tuvo sus matices (por aquello de la teoría del teléfono roto). En cualquier caso es una interesante cuestión, no exenta de debates, y en la que discrepo de mi anónimo predecesor (con permiso del teléfono roto). Mejor desarrollar la idea (al menos, hasta cierto punto) y, llegado el caso, considerar venderla.

Desarrollar una idea es complicado, pero venderla 'en un PowerPoint' lo es aún más. Las grandes empresas no compran ideas: compran prototipos con un plan de negocio.Haz click para twittear

Vender la idea en PowerPoint

En la era pre-Internet montar una empresa era algo mucho más complicado de lo que puede serlo hoy en día, si pensamos en empresas con una elevada componente tecnológica. La dificultad económica no es, por tanto, una escusa para no montar una start-up. La dificultad viene de no tener el empuje, los conocimientos o los recursos para sacar adelante la idea. O por pura aversión al riesgo.

El motivo por el que opino que las ideas hay que desarrollarlas, no venderlas, no es solo el anterior (tal y como lo expresé en la respuesta a la pregunta), sino un cúmulo de cosas:

  • Las ideas rara vez terminan siendo como fueron imaginadas. Cuando uno empieza a trabajar en la misma tiene que tener la flexibilidad (cintura) suficiente como para ir variando el rumbo según se van probando y descubriendo cosas.
  • Si lo que quieres es vender una idea, entonces pondrás todo tu empeño y determinación en venderla, no en pensarla, ser crítico con ella y desarrollarla. Te convencerás de que es la mejor idea del mundo, porque tendrás que convencer a los demás. Y el egocentrismo no te va a ayudar.

¿Matar la vaca u ordeñarla?

Supe del término de las start-ups matar la vaca gracias a este gran artículo de Javier Megías. Esencialmente, se trata de plantearse cuál será el final de una start-up; más concretamente, si la terminaremos vendiendo. Aún así, hay vaca. Es decir, hay algo funcionando, aunque sea un prototipo, una prueba de concepto o el Producto Mínimo Viable (PMV).

El terrible drama de las ideas

Tener ideas siempre se ha considerado algo bueno, porque así lo es. Sin embargo, la globalización y la tiranía de las grandes empresas han llevado hoy en día a la siguiente paradoja.

Si te copian una idea, mal. Si no te la copian, peor.Haz click para twittear

Si tienes una idea y te la copian, según quien lo haga puedes darla por finiquitada (aunque, por otro lado, eso ayude a demostrar que efectivamente tiene sentido). Si no te la copian, es que nadie le ve porvenir como para hacerla por sí mismo.

Las grandes tecnológicas están al acecho de las nuevas start-ups. Un reciente e interesante artículo en The Economist  relata lo complicado que está siendo.

Vender la idea

Es decir, por un lado, nunca ha sido tan fácil desarrollar una idea pero, por otro las grandes empresas del sector están creando un monopolio que hace complicado que salga un nuevo GAFAM (Google, Apple, Facebook, Amazon y Microsoft; sí, hay que añadir a Microsoft a la lista). En cualquier caso se trata de escenarios extremos (que se te ocurra un aspirante a unicornio no ocurre todos los días) y, aun así, no creo que la solución sea vender la idea.

Y, en el peor de los casos, siempre nos quedará el intraemprendimiento.

Print Friendly, PDF & Email

3s comentarios

    1. Cierto José.

      El problema no es vender algo que YA tienes. Muy cierto el refranero, pero el pájaro hay que tenerlo. No basta con la idea de tener un pájaro, o un dibujo rápido.

      Volviendo con el símil de los animales, no se puede vender la piel del oso antes de cazarlo 🙂

      ¡Muchas gracias por comentar!
      8)

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.