¿Es la COVID-19 una oportunidad para el resurgir de blockchain? (1)

Creo que empecé a interesarme por la tecnología blockchain allá por el año 2016. Según los expertos y adeptos a la causa, ese iba a ser al año de dicha tecnología. Frase que repetiría en diversos foros para incondicionales en 2017, 2018 y 2019. A mediados de ese año mi interés por blockchain decreció por diferentes motivos. Ignoro por tanto (aunque presupongo que sí) si la comunidad blockchain ha proclamado en algún momento que 2020 iba a ser el año de blockchain. Mira por dónde puede que esta vez acierten. Y todo gracias a la COVID-19.

En esta serie de dos artículos trataré de dar mi punto de vista personal sobre un posible resurgir de blockchain gracias a la crisis del coronavirus.

  • En este primer artículo hablaré muy brevemente sobre qué es blockchain, qué son los smart contracts y qué ventajas aportan estas tecnologías, en términos de
    • Descentralización
    • Privacidad
    • Simplificar la complejidad de los procesos en la cadena de valor
    • Reducir las fricciones y desavenencias entre las partes (de la cadena de valor)
    • Trazabilidad
    • Lucha tecnológica contra el fraude
    • Soporte a la definición e implantación de marcos regulatorios
  • En la segunda parte del mismo hablaré sobre el ascenso y caída de blockchain (siguiendo la dictadura del hype cycle de Gartner) y el posible resurgir de blockchain (si es que alguna vez estuvo muerta) gracias a la COVID-19.

Qué es blockchain

No procede aquí contar con rigor lo que es blockchain. Tutoriales los hay por ahí a patadas, y algunos muy buenos. En lo esencial, digamos que blockchain es la tecnología que permite la existencia de criptomonedas (como bitcoin, que se basa en una blockchain del mismo nombre, Bitcoin) y que pertenece a una familia más amplia de tecnologías llamadas de libros contables distribuidos (DLT, o Distributed Ledger Technologies, en inglés). Estas tecnologías permiten disponer de registros públicos de cualquier transacción que uno quiera (transferencias económicas, de propiedad de objetos, …) o cualquier tipo de información que uno desee de manera:

  • Descentralizada (sin que un agente en particular lleve la gestión y actualización de dichos registros)
  • Anónima (pista: esto gusta mucho a los malotes, y a otros muchos que no lo son tanto)
  • Segura (el registro no se puede adulterar, es inmutable).

Se busca la llamada Internet del Valor, o Internet de la Confianza. Una internet que permita transaccionar con la propiedad de bienes digitales (o que se puedan digitalizar de alguna manera) y que implemente mecanismos de confianza entre partes que van a interactuar, principalmente de manera anónima.

Smart contracts

Antes de meternos en harina de este post, conviene entender también qué son los contratos inteligentes (smart contracts). Se trata en este caso de implementar clausulas de contratos (si pasa A, entonces hay que hacer B) de manera automática y, nuevamente, descentralizada (sin que sea un ente central quien lo autorice).

Los smart contracts son como máquinas de vending: echas las monedas y obtienes el producto. En la iniciativa de la fotografía, la empresa eboca ofreció en un congreso productos a cambio de tweets

Un ejemplo muy sencillo de entender son las apuestas online. Actualmente siguen (en su mayoría) un modelo centralizado: las casas de apuestas se encargan de cobrar las apuestas, verificar el resultado de las mismas y, llegado el caso, pagar a los ganadores. ¿Qué pasaría si existiesen grandes comunidades de gente que apostase de manera descentralizada, sin casa de apuestas de por medio? Se podría acordar entre varios casi cualquier tipo de apuesta y ejecutar los pagos, de manera también descentralizada y automática (se ejecutarían las clausulas del smart contract).

Básicamente, y con alguna pequeña herejía de por medio en aras de la simplicidad, los contratos se implementan como programas que se ejecutan de manera descentralizada y asegurando la imparcialidad mediante mecanismos de confianza. La plataforma más famosa que permite ejecutar estos contratos inteligentes es Ethereum.

Qué ventajas aportan las tecnologías blockchain (y afines)

Descentralización

Ya hemos hablado antes sobre esto. Nuestro modelo de sociedad está esencialmente centralizado. Alquilar viviendas con plataformas como Airbnb (o similares) nos permite depositar en la misma la confianza de que, como inquilinos o arrendatarios, no vamos a ser engañados.

Lo mismo sucede cuando escuchamos música o vemos series en streaming en plataformas como Spotify o Netflix. Delegamos en un tercero que negocie con los propietarios de la música o las películas los derechos de autor, y nosotros pagamos por ese servicio a dicho intermediario. Sitios como Youtube ponen en contacto a los profesionales (y no tanto) de creación de contenidos con anunciantes y público.

Por supuesto todos estos agentes depositarios de confianza se llevan su comisión (ese es su negocio) y, al mismo tiempo, imponen sus normas (por ejemplo, la censura en redes sociales).

¿Es posible hacer todo esto mismo de manera descentralizada, confiable y segura? La respuesta, al menos en teoría, es sí.

Privacidad

Si es cierto, que lo es, que el dato es el petróleo del siglo XXI, y que obtenemos servicios gratuitos (almacenamiento para fotos, correo electrónico, mensajería instantánea, redes sociales,…) a cambio de nuestros datos, ¿qué sucede con nuestra privacidad? ¿Dónde están los límites?

Privacidad y blockchain

Si, como he dicho anteriormente, las DLTs permiten registrar información de manera anónima e incluso dar visibilidad de la misma solo ante determinados casos, pueden ser un habilitador seguro y confiable de intercambio de información privada.

Complejidad

Algunos procesos presentan una gran complejidad a lo largo de toda su cadena de valor. Las transferencias bancarias (en especial las internacionales) son un claro ejemplo de ello, como también lo es la logística (seguimiento de envíos internacionales, reclamaciones, trámites en aduanas, …) Muchas veces esta complejidad viene de la necesidad de aprobación (en ocasiones manual) de una fase a otra de la cadena de la transacción, como consecuencia de la falta de mecanismos de confianza e intercambio seguro de información entre las partes.

Complejidad y blockchain

Mediante la implantación de registros fiables y seguros, la tecnología blockchain podría simplificar la complejidad de procesos y procedimientos mediante la ejecución, por ejemplo, de contratos inteligentes creados para ello.

Fricciones en la cadena de valor

Cuando existe desconfianza, desaveniencias y fricciones entre las partes o, incluso, a lo largo de toda la cadena de valor, blockchain puede suponer una solución gracias a la inviolabilidad de la información que contiene almacenada en las cadenas de bloques.

Fricciones y blockchain

Algunos ejemplos claros de ello lo constituye el mundo de los derechos de autor: registro de obras, pago por consumo, litigios, piratería, … A mayor opacidad, mayor interés podrían tener soluciones blockchain. Por ejemplo, la industria de la pornografía puso sus ojos en las DLTs y los smart contracts para automatizar los pagos a actores porno (existe fraude de pago, y no todo el mundo está por reclamar en los juzgados, máxime cuando el propio acuerdo ha podido ser opaco). Una problemática similar existe con los participantes y ganadores de torneos de eSports, así como en las ya mencionadas casas de apuestas online.

Trazabilidad

Desde que un alimento es producido en origen hasta que llega al consumidor final, éste pasa por un sinfín de agentes que lo recolectan, transportan, manipulan, envasan, distribuyen, … En caso de crisis alimentarias como la llamada del pepino español, en la que se estiman en unos 200 millones de euros las perdidas semanales del campo español a raíz del pánico desatado por las autoridades alemanas por la difusión a través de medios de prensa de una contaminación inexistente en los pepinos españoles.

Trazabilidad y blockchain

Mantener la información de trazabilidad a lo largo de la cadena de valor permitiría identificar el origen de brotes como el anterior en horas o minutos, no semanas. La trazabilidad también resulta sumamente interesante para la gestión de piezas de recambio en maquinas (incluyendo automóviles) y la transparencia presupuestaria de las administraciones públicas y ONGs.

Lucha contra el fraude

Relacionado con lo anterior, la inmutabilidad de la información registrada en una cadena de bloques, así como los mecanismos de privacidad y automatización que proporcionan los smart contracts,podrían facilitar la lucha contra el fraude.

Lucha contra el fraude y blockchain

Blockchain se podría utilizar para agilizar procedimiento de diligencia debida, solicitudes de crédito, blanqueo de capitales, tráfico ilegal de mercancías y objetos valiosos, así como la falsificación y fraude de medicamentos.

Soporte regulatorio

Las tecnologías blockchain podrían ser habilitadoras de marcos regulatorios cuando la opacidad del sector y las consecuencias del fraude puedan suponer un riesgo.

Soporte regulatorio y blockchain

Sirva como ejemplo el uso de tecnología blockchain para la industria del cannabis con uso terapéutico, o los ya mencionados procesos de diligencia debida y KYC, en banca y seguros, así como del blanqueo de capitales.

¿Un resurgir de blockchain?

Como hemos visto, las tecnologías blockchain pueden aportar multitud de beneficios. Sin embargo, ¿estamos preparados y dispuestos a adoptar esta tecnología? ¿Queremos una confianza descentralizada? ¿Un registro inmutable, que no se pueda alterar … para lo bueno y para lo malo?

En el siguiente artículo veremos cono puede ser que no. Sin embargo la reciente crisis de la COVID-19 puede provocar el resurgir de blockchain por los motivos expuestos en este artículo, y que desarrollaré en un post posterior.

Print Friendly, PDF & Email

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.