¿Realmente es tan malo hacer las cosas de otra manera?

El vídeo que comparto en este post con vosotros me ha llegado a lo más hondo del corazón. Y mucho. Sintetiza en una hermosa historia, a la par que dura, lo difícil que lo tienen aquellos que tratan de hacer las cosas de otra manera, de salirse de lo preconcebido. Y de la incomprensión que encuentran incluso por parte de aquellos que más les deberían entender y apoyar.

La historia trata de romper paradigmas. De la lucha contra el “Siempre ha sido así”, “Ya lo hemos probado”, “Nunca funcionará”. De cómo tratan, por todos los medios, frenar el cambio. Del no aprovechar la valía de los más jóvenes. De los intraemprendedores. De cómo algunos ponen sus normas sin ver lo bueno que hay en los demás, y aplican sus propias medicinas para mantener su statu quo. De estas cosas y muchas más.

Como de lo difícil que es ser padre.

6s comentarios

    1. Lo cual es aplicable a casi cualquier artículo que uno pueda escribir sobre gestión del cambio 🙂

      De hecho el protagonista del corto también paga un precio muy alto por su “osadía”

      Gracias por comentar!
      Ángel

    1. Gracias Carol!

      Ya sabes que en el mundo de la ciencia las revoluciones vienen de la gente joven, sin prejuicios establecidos, que se atrevieron a poner en tela de juicio lo que otros daban por sentado. En todas las cosas pasa lo mismo: no serán quienes llevan años (y se han hecho un hueco/prestigio) al albor de unas creencias los que las cambiarán.
      Saludos,
      Ángel

¡GRACIAS POR COMENTAR!