Ser diferentes, no simples ovejas en el rebaño

#Micropost: Marca personal: ¿eres una oveja en el rebaño?

Tengo la “mala” costumbre de observar lo que me rodea. De vez en cuándo descubro patrones nada aleatorios y que se repiten hasta la nausea. Demasiado frecuentes. Y entonces solo veo ovejas. Ovejas llamadas a ser todas iguales. Muchas veces, ovejas trasquiladas.

Marca personal: Ser diferentes, no simples ovejas en el rebaño
Fotografía por Virginie Moerenhout (https://flic.kr/p/7NjWpD). Algunos derechos reservados

¿Desde cuando fue bueno ser una oveja en un rebaño? ¿Seguro que siempre fue bueno copiar a los demás? ¿Desde cuándo fue bueno seguir los cantos mesiánicos de alguien que proclama a los cuatro vientos poder cambiar tu vida sin apenas conocerte? ¿De definir tu marca personal? ¿Existen fórmulas mágicas?

Todos somos distintos. Y en esa diferencia respecto a los demás es donde reside nuestro valor. Por supuesto, existen formas de mejorar y maximizar nuestra marca personal. Si alguien puede ayudarte a descubrir ese tú mismo, y a explotarlo, adelante. Has encontrado un tesoro. Pero cuidado con los vendedores de crecepelo.

Y, recuerda, sólo los peces muertos siguen la corriente.

13s comentarios

    1. ¡Gracias #Jerby!

      Las cosas no son buenas o malas, ni repudiables o imprescindibles. La marca personal es una herramienta más para cumplir unos objetivos personales/profesionales. Hay quien la usa y quien no. Sí creo que si no se están cumpliendo las expectativas de proyección personal o profesional, las redes sociales son una buena herramienta a nuestro alcance, así como la marca personal (ambas son cosas independientes, pero pueden ir de la mano).

      El lastre de la marca personal es cierta coacción y falta de libertad, como consecuencia de ser coherente con la misma (http://www.elmiracielos.com/estrategia/una-cuestion-de-etica-y-estrategia-en-dos-palabras-yik-yak/#comment-1941)

      ¡Gracias por aportar!
      8)

  1. Para algunos, la marca personal es conseguir los mismos logros que aquellas personas a las que sigue. El problema es que seguir a alguien en los medios sociales y conocer cuáles son realmente sus logros es muy diferente. Por ello, hay cientos de perfiles que imitan lo que consideran que es la fórmula del éxito. Pero el éxito de verdad es no dejarse llevar por la percepción de otros, sino ser fiel a uno mismo y seguir el sendero que nosotros mismos nos hemos marcado.

    1. ¡Totalmente de acuerdo, Fran!

      Por eso creo que los asesores personales, cuando uno anda perdido, pueden ser una muy buena opción. Siempre y cuando sus consejos sean efectivamente personalizados y no fruto de vaya-usted-a-saber-qué-sortilegio que le han funcionado a algunos.

      ¡Gracias por aportar!
      8)

  2. yo leo a andres ortega, y me parece muy atinado, inclusive muy atinado tu comentario donde dices que al diferenciarse de los demas ahi es donde reside nuestro valor; y precisamente asi he entendido la marca personal; lo que creo que la marca personal es saber con que cuentas y ver que lo que uno tiene esta todo desordenado, descubrir el potencial de uno y hacerlo trabajar de una forma ordenada para tener resultados eficientes; la marca personal te hace ver lo que tienes, “se lo presenta a uno en su cara” y uno no tiene ya excusas de no poder demostrar el valor que uno tiene. la realidad es que cuando “entras”en esto, tienes mucho,mucho,quehacer, pero solamente asi tenemos con esto y respecto a este tema, muy buenos resultados

    1. ¡Gracias Antonio!

      No es de los temas que más sigo, pero sí leo ocasionalmente a Andrés Ortega y, desde luego, su blog es muy recomendable.

      Me encanta tu frase “la marca personal es saber con que cuentas y ver que lo que uno tiene esta todo desordenado, descubrir el potencial de uno y hacerlo trabajar de una forma ordenada para tener resultados eficientes”. Creo que resume perfectamente qué es la marca personal, y dónde empieza y termina el papel de un consultor externo (técnicas y herramientas aparte).

      Con todo, hay quien insiste en imponer la marca personal a los demás (por experiencia propia). Y eso es un terrible error.

      ¡Gracias por aportar!
      8)

  3. La individualidad y la originalidad son difíciles cuando lo que nos venden es ser gregarios, aunque con la apariencia de ser distintos. De otro modo, ¿estaríamos tan preocupados con lo de la “marca personal” y la diferenciación? Aplicamos en nosotros lo que a otros se supone que les ha funcionado y en ese esfuerzo olvidamos lo que podemos aportar verdaderamente único y original y que solo nosotros poseemos.
    La marca personal, bajo mi punto de vista, debería seguir una filosofía muy sencilla: “este es mi trabajo, en el cual me he esforzado y he puesto en él lo mejor de mí. Me apasiona hacer lo que estoy haciendo y soy feliz mientras lo pienso, mientras lo hago y cuando lo entrego a los demás. Si te gusta, vibramos en una sintonía similar, si no te gusta no modificaré mi forma de ser y de hacer para tener contento a todo el mundo.”
    La honestidad, el esfuerzo y el respeto debería movernos un poco más que los simples intereses, quizá entonces mejorarían muchas “marcas personales”, aunque sin duda quizá el camino será más largo y duro.

    1. Mira si creo que tienes razón, que hasta he compartido el último párrafo de tu comentario.

      Imprescindibles: honestidad, esfuerzo y respeto.

      Por otro lado, no deja de ser sorprendente que se fabriquen en cadena marcas personales. Hemos pasado del artesano alfarero a los jarrones a 1€ que se rompen con solo mirarlos.

      ¡Gracias por aportar!
      8)

  4. Totalmente de acuerdo contigo, ese “one size fits all” nunca ha ido conmigo, supongo que porque soy una rebelde 😉

    Ha habido coaches que me preguntaban cómo hago las sesiones con los clientes, les digo que depende del cliente. Qué técnicas usar con cada cliente: depende del cliente. Todos somos personas, pero somos distintos, e igual que a mí se me dan los idiomas mejor que las matemáticas (o eso llegué a creer) hay gente a la que le pasa justo lo contrario.

    Por eso no me gustan los gurús. Porque se equivocan, igual que yo. Y me repatea que hagan daño a otra gente. Un ejemplo, Emilio Duró en una charla a la que fui que dijo que si te pasa algo malo vive con ello porque es imposible que lo superes y lo olvides, se me escapó un “no es verdad”. Porque no lo es, y además decirlo no ayudó a nadie, sino que les dijo acostúmbrate a sufrir es lo que te espera.

    Yo hago la marca personal que quiero hacer, o mejor, no la hago. Y a quien no le guste es libre de que no le guste…

    Fantástica reflexión

    1. ¡Muchas gracias Ana!

      El otro día les compré unaos bañadores a los críos. Me sorprendió el precio relativamente bajo, ya que tenían unos dibujos de los famosos Minion, y esto del merchandising ataca primero, y fuerte al bolsillo. Los bañadores no han durado ni un mes. Tenían la imagen pero la calidad era lamentable. Y además he visto muchos de ellos por la piscina, por lo que personalización …

      Es solo un ejemplo de cómo la producción en cadena ha trascendido las fábricas y ha pasado al mundo del coaching y el asesoramiento profesional. Sólo puedes ser competitivo si le dedicas el mínimo tiempo necesario a cada cliente, para lo cual necesitas la batería de recetas que espetar a cada uno.

      Y en eso nos hemos convertido.

      Si algunda vez busco un coach, buscaré a una profesional como tú. Eso lo tengo claro 🙂

      ¡Gracias por aportar!
      8)

¡GRACIAS POR COMENTAR!