De pequeño quise ser … ¡y lo he conseguido!

Días de vuelta al colegio y al instituto. Los niños preguntando por qué tienen ir al colegio. Normal, los pobres han vivido a cuerpo de rey estos últimos meses. ¿Qué les contestas? ¿Para aprender? ¿Para poder tener un buen empleo? ¿Para trabajar en lo que quieras?

Hace alrededor de un año, y coincidiendo con un día en el que daba una charla en la universidad sobre salidas laborales, mi hijo me hizo dos preguntas demoledoras:

Papá, ¿en la Universidad te enseñan lo que quieres trabajar de mayor?

Y otra que le llega más al centro del corazón de todo padre que se precie de serlo.

¿Conseguiré ser de mayor lo que yo quiera?

La respuesta a la primera es que no importa. Que la Universidad te da un título, sí, pero sobre todo te enseña una forma de pensar y resolver problemas. La respuesta a la segunda es que sí, por supuesto.

La vida da muchas vueltas. Con esfuerzo, ilusión (e imaginación y positivismo) uno siempre puede conseguir lo que quiera. Aunque los caminos a veces son bastante complejos.

Yo, por ejemplo, puedo decir que lo he conseguido. Aunque para ello tenga que tirar de ironía y sentido del humor.

Sí he conseguido ser lo que quise de niño.

Como todos los niños, tuve mis etapas. Hasta donde me alcanza la memoria …

De pequeño quise ser BOMBERO, ¡y lo he conseguido!

Éste es un clásico. Creo que todo niño ha soñado alguna vez con ser bombero. Y creo que todos, de una sutil manera, tanto en el plano personal como el profesional, lo terminamos siendo.

Sólo diré que me paso el día “apagando incendios”. Ya me entendéis.

De pequeño quise ser FARMACÉUTICO, ¡y lo he conseguido!

Desde cierto punto de vista, un farmacéutico proporciona medicinas para aliviar el dolor y las enfermedades de los demás. ¿Acaso en innovación no buscamos y ofrecemos soluciones que permitan precisamente eso, solucionar los “dolores” de los demás?

Pues eso … que algo de farmacéutico sí tengo. Creando mis propias soluciones y ungüentos.

De pequeño quise ser ARQUITECTO, ¡y lo he conseguido!

En realidad quería ser arquitecto en el sentido clásico, de construcción. Mi nula capacidad de visualización especial y desastrosas habilidades para el dibujo (junto a otras muchas carencias) hubieran hecho de mí un arquitecto lamentable. Dudo de haber podido terminar la carrera. Pero …

Sí he hecho mis pinitos como arquitecto de software, en el pasado y a muy alto nivel. Desde luego no me considero ni mucho menos un arquitecto software (en GMV tengo muchos y muy buenos compañeros que son excelentes en esto). Pero algo es algo …

De pequeño quise ser PROGRAMADOR, ¡y lo he conseguido!

Con 13 años yo quería aprender a tocar el piano, y mis padres estuvieron mirando teclados para comprarme uno. Pero “Papá Noel” (nunca se sabe quién puede estar leyendo esto) se interpuso en nuestros planes y cambié un teclado por otro.  En las Navidades de 1984 mi hermano vimos al pie del árbol de navidad la caja de un flamante ZX Spectrum con 48kb de memoria (¡guaaaaauuuu!) Y nada volvió a ser lo mismo: catorce años trabajando en ingeniería de software.

Huelga decir que por entonces no tenía ni idea de qué era un ingeniero, y mucho menos un ingeniero de software. De hecho la ingeniería de software surge como profesión precisamente a principios de los 80.

Nota para los apocalípticos del empleo: algunos hemos terminado trabajando en profesiones que no existían cuando nacimos.

Mi historia con los ordenadores da para otro post entero. Así que lo dejo aquí. Al menos de momento …

Lo que NO quise ser de pequeño

Hay otras muchas cosas que no quería ser de pequeño, pero que también he terminado siendo.

No quería ser PSICÓLOGO … pero he terminado siéndolo

Espero que no se enfade ningún psicólogo entre el público, pero mi idea de la psicología no fue muy buena hasta tiempos recientes, y aún tengo mis reticencias. No tanto con la psicología, sino más bien con algunos profesionales de la misma. Tuve dos malas experiencias en mi niñez y adolescencia con el psicólogo del colegio. En la primera, justo el año que empecé en el colegio, me hicieron un test según el cual yo era un niño con dificulta de aprendizaje y necesidades educativas especiales, y  recomendaban a mis padres que me llevaran a otro centro. Sin comentarios.

(De la otra experiencia, mejor ni hablo).

Pero …

Como director de proyectos muchas veces he tenido que proporcionar consejos y alivio ante las preocupaciones profesionales y personales de miembros de mi equipo. Todo director de proyecto tiene esta faceta de psicólogo para la cual, por cierto, no preparan las carreras técnicas.

Obviamente hablo en sentido figurado, pero mucha psicología sí hace falta.

Por cierto, pese a lo dicho antes, mi opinión de los psicólogos ha ido mejorando (y mucho) con el tiempo,

No quería ESTUDIAR DERECHO … pero si me descuido …

Como buen “científico” de profesión, no podía entender cómo a alguien le podía gustar estudiar derecho. Al fin y al cabo, son cosas que “hay que memorizar” mientras que en ciencia todo tiene su lógica.

Dicho y hecho. Como parte de mi trabajo, tengo que revisar y negociar contratos (¡hasta en inglés!) Obviamente la última palabra no es mía, sino del departamento de contratos de la empresa. Pero las primeras iteraciones y discusiones “estándar” le tocan al responsable de la oferta de turno.

Reconozco que no tengo una visión tan mala de los temas legales, al menos en lo que a contratos se refiere. Incluso participo en proyectos y actividades relacionadas con el llamado LegalTech y el cumplimiento regulatorio. Y me encanta.

También quise ser superhéroe

Y todavía no sé si lo he conseguido.

 

6s comentarios

  1. Jajaja. Muy grande el post y muy interesante la reflexión. Sobretodo la parte de las respuestas a los hijos, que siempre te hacen replantearte cosas que tu creías que estaban totalmente claras.
    Yo siempre he querido ser probador de juguetes (al estilo de la pelicula BIG), y aunque no lo he conseguido de forma profesional si que lo considero alcanzado, ya que mi curiosidad me ha llevado a probar todo tipo de dispositivos, vehículos, aplicaciones, …
    Creo que lo importante al fin y al cabo es tener un sueño, ser capaz de luchar por él y disfrutar en el proceso. En ocasiones puede que no veas los frutos en un plazo inmediato, pero lo que has sembrado ha generado un impacto en algún sitio y, sobre todo, en otras personas.

    Y por cierto, yo si que te considero un superheroe por todo lo que he visto que has ido luchando para superarte en todos estos años que nos conocemos.

    Un abrazo y nos vemos pronto.

    1. ¡Muchas gracias José Manuel! Mola lo de probador de juguetes. Aún estás a tiempo 🙂

      Gracias también por lo de superhéroe. Superhéroe creo que somos todos los que nos levantamos por las mañanas y luchamos contra viento y mariea para tratar de sacar las cosas adelante. Sólo ya con ser padre …

      ¡Muchas gracias por dedicar tu tiempo a comentar! Siempre es muy gratificante tener noticias de los Amigos 🙂

    1. ¡Muchas gracias Rosario!

      Desde luego que TODOS/AS lo somos, aunque no conviene creerselo demasiado, para seguir en la lucha. Aunque, de vez en cuando, no está de más mirar el traje y la capa y soltarle una mirada cómpllice. Y una sonrisa 🙂

      ¡Muchas gracias por dejar tu comentario en el blog!
      8)

¡GRACIAS POR COMENTAR!