Aprendiendo de los errores: ¡Adiós, muro de las lamentaciones!

Durante todos mis años de experiencia profesional he asistido a multitud de cursos de gestión para jefes de proyecto y para mandos intermedios. Yo mismo he impartido algunos de ellos. He participado en la revisión y actualización de varios procedimientos internos. Tengo incluso experiencia como evaluador CMMI. Y en todas estas facetas de mi trabajo, en lo relativo al aprendizaje, he visto un denominador común. La mayoría, sino todas, terminan en terapia de grupo. En el consuelo propio a la vista de los errores de los demás. Pero si, como veremos, se aprende más de los errores que de los aciertos, ¿por qué no se aprovecha esa experiencia en favor de un aprendizaje más efectivo?

Huelga decir que los cursos de formación. las reuniones internas de mejora y las evaluaciones internas son de indudable valor y contribuyen a la mejora de la empresa y la formación de sus trabajadores. Pero, ¿se les saca todo el provecho posible?

El factor humano

Y es que hay un factor demasiado humano, que es la tendencia al lloriqueo. Basta presentar durante un curso un procedimiento cualquiera, el que sea, por perfectamente establecido y maduro que esté en la empresa, que varias voces discordantes empezarán a criticarlo. Dirán que no se puede cumplir. Y adornarán con múltiples experiencias su argumentación con los famosos a mí una vez …

Foto por Tampa Band Photos
Foto por Tampa Band Photos

La cuestión es, ¿aportan las lamentaciones algo al conocimiento y mejora del proceso en la empresa? ¿No sería mejor aportar el análisis del incumplimiento, por qué no se pudo llevar a cabo, en vez criticar el propio procedimiento?

Vamos por partes. Los procedimientos, las normas, están para ser cumplirlos, pero siempre dependiendo de las circunstancias. Los procedimientos surgen de buenas prácticas que han resultado ser beneficiosas para la marcha de los proyectos y/o de la empresa. Pero si, por algún motivo, el procedimiento o la buena práctica no ha podido cumplirse, se justifica y no debería pasar nada. Ni siquiera es necesario cambiarlo. Pero sí debe quedar constancia y ser transmitido para futuras ocasiones.

No debemos dejar, bajo ninguna circunstancia,  que los cursos de formación en la empresa, las reuniones de mejora o las propias reuniones de proyecto, se conviertan en terapia de grupomuros de las lamentaciones, donde los asistentes se dediquen simplemente a lamentar y criticar que las cosas no han salido como se esperaba, sin aportar análisis, propuestas de mejora y/o soluciones.

Muro de las Lamentaciones, por izahorsky
Muro de las Lamentaciones, por izahorsky

Los procedimientos no están solo para ser cumplidos. Están para ser mejorados. Deben ser alimentados con las lecciones aprendidas en todos los estamentos de la empresa. Y alimentar esta mejora es una parte esencial de todo sistema de gestión del conocimiento que se precie. No se puede permitir que los errores cometidos, las desviaciones, terminen en una crítica destructiva o un ejercicio de autoflagelación o, peor aún, de autocomplacencia.

Se aprende más de los errores

Experimentos sociológicos demuestran que se aprende más de los errores que de los aciertos. Robert Cialdini relata en su libro 50 Scientifically Ways to Be Persuasive, al que ya nos hemos referido en otras entradas de este blog,  un experimento en el que se dio formación a dos grupos de  bomberos usando dos aproximaciones distintas. Por un lado, se entrenó a unos en unos procedimientos enseñándoles lo que debían hacer, es decir, lo correcto, en unas determinadas situaciones. Al otro grupo, por contra, se le entrenó mediante situaciones en las que los bomberos habían tomado la decisión incorrecta, con resultados fatales. El aprendizaje resultó ser más efectivo entre estos últimos.

Deberíamos por tanto potenciar el conocimiento en la empresa en base a errores cometidos, y no tanto entorno a situaciones exitosas, como las que suelen acompañar a los procedimientos. Y no deberíamos permitir que los errores se queden en protestas, que, cómo decíamos en un post anterior, se culpe al GPS, en este caso al procedimiento, o a la instrucción dada.

Y, sí, vivimos en una sociedad que no valora el error. Antes al contrario, lo castiga. Sociedades como la norteamericana tienen muy en cuenta el que alguien haya fracasado en algo, porque asumen que ha aprendido de ello. La cultura europea dista mucho de ser así, aunque oficialmente, claro, se diga lo contrario. Cada vez proliferan más las citas de que lo importante es levantarse tras el error, que no dejes de intentarlo, etcétera, etcétera, etcétera. Pero eso es en Twitter, de momento.

Y es precisamente por eso por lo que no conseguimos aprender de los errores. Os recomiendo la lectura de un artículo muy interesante al respecto, Del Fracaso no Siempre se Aprende.

Una solución quiero

¿Cómo podemos implementar un sistema de lecciones aprendidas ágil y flexible como para dar cabida al aprendizaje y mejora por los errores cometidos? Ya dejé caer en la entrada Correo debe morir que existen soluciones de comunicación dentro de la empresa que no están suficientemente explotadas. En concreto, apuntaba a que los procedimientos, las normas, las buenas prácticas, pueden ponerse en formato de wiki o de blog, de manera que se facilite la discusión interna y la visibilidad por parte de todos los agentes. Se puede dedicar una página a cada norma, en la que se discuta y sirva de base de mejora y aprendizaje al resto. Y estas discusiones pueden no solo realimentar el proceso, sino que siempre quedará constancia de el porqué de las normas y cómo han ido evolucionando.

Conclusiones

En resumidas cuentas:

Cualquier sistema de aprendizaje que se limite a la terapia de grupo, la lamentación, el cabezazo contra la pared, o el papelito insertado en la pared que nadie leerá, está condenada al fracaso.

¿Y tú? ¿Valoras el fracaso, siempre y cuando vaya asociado de aprendizaje? ¿En tu empresa, se aprende de los errores? ¿Y a nivel personal? ¿Cuál es tu experiencia al respecto?

¡Gracias por comentar!

Print Friendly, PDF & Email

12s comentarios

  1. Muy interesante una vez mas. Tienes toda la razón. En nuestra cultura europea, mayormente la mediterránea, el fracaso no solo no se valora sino que se critica.
    Personalmente si he aprendido, a lo largo de mi carrera profesional, de mis numerosos errores. Y no recrimino a la red de comerciales a los que dirijo. Mas bien al contrario les motivo para que vuelvan a intentarlo.
    Pienso que el miedo a fracasar es una traba para los emprendedores precisamente en estos tiempos que tan necesitados estamos de ellos.

    1. Gracias Miguel

      Efectivamente, en lo que a la transmisión del aprendizaje se refiere, es una tema principalmente cultural. Si transmites la cultura de que es importante intentarlo y aprender de los errores,cuando los haya, consigues no solo mejorar el aprendizaje en tu grupo sino, mucho más importante, potenciar la motivación y eliminar miedos.

      Gracias por tu comentario!

  2. Una vez oi a un medico que estudiaba el cerebro que decia que el cerebro esta diseñado para la supervivencia, no para la felicidad. Esa conclusión, para mi explica que en situaciones difíciles y adversas sea cuando damos lo mejor de nosotros mismos y cuando realmente aprendemos. Hay una frase de Churchill que me aplico a mi día a día que es “el éxito consiste en ir de fracaso en fracaso sin desfallecer”

    1. Gracias Jesús!

      Muy buena y muy oportuna la frase de que estamos diseñados para la supervivencia. La he visto en otros contextos, y siempre permite explicar muchas cosas de las que nos pasan (por ejemplo, ciertos instintos animales que todavía conservamos).

      Supongo que cuando nuestros antepasados iban a cazar mamuts no tenían una wiki en la caverna. O vete a saber si los errores también los pintaban en las paredes 😉 Está claro, en cualquier caso, que el aprendizaje en base a los errores era fundamental: de otra manera, el último mono habría terminado entre los dientes o las garras de algún bicho de considerable tamaño.

      Y supongo que en la alta montaña pasa algo más que parecido 😉

      Gracias por contribuir a la discusión!
      Ángel

  3. Resumes claramente una serie de males endémicos.

    La gente en general no para de quejarse de su situación pero no la analiza y no saca conclusiones: lecciones aprendidas que puedan mejorarla o que puedan cambiarla!

    Quedarse simplemente en la queja es un recurso que puede consolar en un momento pero a la larga quema, hay que aportar realizar un análisis, comparar con otros y como bien dices sacar lecciones aprendidas y mejoras que podamos aplicar.

    De hecho no se aprende ni en la forma de formar a las personas en una empresa.
    Como has indicado se aprende más del error que de éxito de ahí las frases muy de Baldano de la “Didáctica del error” o que “El éxito esconde muchas mentiras”.

    Hace tiempo me permití acuñar una frase sobre el error: “Equivocarse no es malo, no aprender de tus errores si es malo”.

    Gracias por tan buenas reflexiones Angel.

    Saludos, Julián.

  4. Gracias Julián.

    Lo peor de todo es que, lejos incluso de ruborizarse o reconocer las malas decisiones, la gente tiende (¡tendemos!) a autoexculparnos y buscar a todo una justificación.

    Leí hace tiempo un artículo en el que, literalmente, en una empresa tenían una pared donde la gente escribía los errores que había cometido, en esa empresa o en experiencia profesional previa en otros sitios. Aquí, en España, sonaría un poco fuerte. Pero sería no solo un ejercicio de honestidad sino de verdadero aprendizaje.

    Un abrazo,
    Ángel

  5. Going for change, taking risks implies showing vulnerability. In a macho-society like ours, this is indeed not always rewarding. We like to play with the tough guys, we don’t like the play the single vulnerable guy. The zero-interest rate society is just a symptom of this risk-aversion. The real heroes are the ones who take the risk anyway, no matter whether they will be hurt or not.

    1. Thanks Wim!

      … and we wonder why they do succeed. And we read books, blog posts, attend workshops and share tweets but … keep doing … nothing :O

      Some weeks ago I read a quote that I try to keep in my mind. It said something like:

      Do it!; and if you are scared, do it with fear!

      (Hazlo; y si tienes miedo, hazlo con miedo)

      Thanks for sharing your thoughts and contributing with your comments!
      8)

¡GRACIAS POR COMENTAR!