El Miracielos

Qué te voy a decir …

… si yo acabo de llegar. Si esto es como el mar, ¿quién conoce alguna esquina?”

¿Te suena? No es mío (¡empezamos bien!). Es parte de la letra de la canción Acabo de llegar, de Fito y los Fitipaldis. Cuando andaba dándole vueltas a la idea de tener mi propio blog, y me preguntaba cómo “romper el hielo”, escuché esta canción en la radio y encontré la inspiración que buscaba. Pero empecemos desde el principio …

De qué va todo esto

Cuando decides tener tu propio blog (¡no me preguntes por qué!), lo primero que te planteas es sobre qué escribir. En mi caso, por mi trabajo, tengo mucha experiencia sobre gestión: de proyectos, de Programas, de productos, de equipos, de clientes, de proveedores, de personas, … Me apasiona la innovación (y la gestión y el fomento de la misma).  Además soy  consultor en una empresa del sector aeroespacial, por lo que “algo” de tecnología espacial  también sé.

La gestión es una profesión, aunque desgraciadamente no se enseña en las universidades, y tiene tanto de arte como de ciencia. La ciencia es la parte de control de costes, calendarios, especificaciones, riesgos, … La puedes encontrar en innumerables sitios. Me interesa más el arte;  lo que no dicen (la mayoría de) los libros. Tiene que ver con la actitud, la capacidad de liderazgo, de motivación, de gestión de las expectativas y frustraciones, de ver más allá. Tiene que ver con tomar decisiones y ser consecuente con ellas. Por supuesto gestionamos para cumplir objetivos, pero no podemos dejar de lado a todas las partes implicadas, incluyendo a las personas, la ética personal y profesional, y la sostenibilidad y estrategia a futuro.

Me apasiona  la innovación y la creatividad. Ambas de nuevo tienen parte de arte y parte de ciencia. Innovación es la palabra de moda, aunque no todo el mundo sabe lo que es (¡ya hablaré de ello!) Como la calidad, la innovación se gestiona: requiere  misión, objetivos y estrategia. Espero al menos  concienciar sobre la importancia de gestionar la innovación.

Al margen de esto, hay un montón de temas “transversales” sobre los que hablaré en algún momento: motivación, negociación y un largo etcétera pero, sobre todo, persuasión. Quién le iba a decir a un pobre físico que terminaría interesándose por cuestiones de psicología social, como es la persuasión (no perderse los Seis Principios de Influencia y Comunicación Persuasiva de Robert Cialdini en el más-que-recomendable blog de Manuel Gross).

Como a mucha gente, me apasiona el espacio, solo que en mi caso he hecho de ello mi profesión. Sin embargo este no es un blog sobre el espacio, ni sobre tecnología aeroespacial, aunque sin duda trataré alguna noticia o tema que pueda ser de interés. Adelanto que el sector aeroespacial es sumamente exigente con los estándares y procedimientos, con la gestión de los proyectos, de la calidad y la seguridad. Espero saber transmitir las lecciones aprendidas para que puedan ser utilizadas en otros sectores, cuando sea relevante.

Decidido: gestión, innovación, espacio, todo junto o por separado, … y lo que caiga.

Busscando un nombre (y una identidad)

Ahora que ya sé sobre lo que voy a escribir, el segundo paso es buscarle un nombre al blog. Entonces me acuerdo de Lucas.

Lucas es un pez. Un pez de verdad, no de ficción, de esos peces que regalan en las tómbolas de las ferias, un carpín. Vive en una pecera de plástico, totalmente transparente, salvo por la tapa naranja. El pobre Lucas no tiene otra ocupación que moverse de arriba a abajo, de un lado para el otro, para matar el aburrimiento (supongo). Aunque la comida y el alojamiento (cambio de agua incluido) están asegurados, no quisiera para mí la vida de Lucas. Peor aún, técnicamente hablando, debería llamarle Lucas II, porque hubo un primer Lucas, aunque resulta difícil notar la diferencia (no digamos a los ojos de un niño de 5 años, su “dueño”).  Y sospecho que habrá un Lucas III, un Lucas IV, … Puede parecer estúpido, pero le he cogido cariño a ese pez.

Lucas es un pez. No suena mal, pero poco tiene que ver sobre los temas de los que voy a hablar, y además prefiero algo más optimista. Con la que está cayendo, mejor ser positivos y no hacer de la vida del  pobre Lucas el leitmotiv de este blog. Descartado. Postpongo la búsqueda del nombre para más adelante. En cualquier caso, la primera entrada del blog hablaré de Lucas.

La primera entrada

Lo cual me lleva al siguiente problema: la primera entrada del blog. Dicen que los mejores sitios para la creatividad son las  tres Bs: el Baño, el Bar y el Bus. Yo añado el atasco (de la M-30). Escucho en la radio Acabo de llegar (Fito & Fitipaldis). La canción empieza así:

Qué te voy a decir
si yo acabo de llegar
si esto es como el mar
quien conoce alguna esquina
Dejadme nacer
que me tengo que inventar
para hacerme pez
empecé por las espinas.

¡Ya lo tengo! Acabo de llegar, y quiero una oportunidad, pero ¡dejadme nacer que me tengo que inventar! Además, es cierto, de alguna forma, la blogosfera es como el mar. Inmenso, inabarcable, con muchos pececitos (o señores peces, como Javier Megías), siguéndonos unos a otros, en perfecta combinación de orden y caos. Mar, peces … ¡Lucas puede tener su merecido pequeño homenaje y todo! Esto marcha.

Más “coincidencias”. La canción pertenece al álbum Por la boca vive el pez.  Pan comido.

Empiezo a escribir el artículo, y me pongo a hablar de Lucas. Busco una foto de carpines y me encuentro en la wikipedia con el Miracielos, una variedad de carpín llamada así porque sus ojos miran hacia el cielo, en lugar de a los lados, como hacen  la mayoría de los peces.

Ya lo tengo, me dije. El blog se llamará El Miracielos.

No me gustaría estar en una pecera. Odio los límites, las barreras. Prefiero la inmensidad del océano, aun a costa de perderme. Me gusta mirar hacia donde la mayoría no lo hace, como el miracielos. Además trabajo como consultor en sistemas de navegación por satélite (GPSEGNOSGalileo), así que mirar al cielo para saber  dónde estoy y hacia dónde tengo que ir tiene mucho que ver conmigo, mi trabajo y este blog . Además suena bien.

Punto y aparte

Y esta es la historia del nombre de este blog,  de su temática y, de paso, ésta es su primera entrada. Espero haber despertado tu interés.

Y, como en la canción, para hacerme pez, empezaré por las espinas. Pero eso será en otra entrada.

Por cierto, si crees que aquí termina la historia, aquí tienes la canción Mirando al cielo. Adivina de quién es.

Print Friendly, PDF & Email

51s comentarios

    1. Muchas gracias, José Luis. Un honor y un placer que visites mi blog.
      Efectivamente, ahora viene lo más complicado.Aunque no soy un experto em marketing, voy a aprovechar esta experiencia para tratar de promocionarlo y aprender un poco. No pediré tanto como 100 días, pero espero ir mejorando.
      Un abrazo.

  1. Muy bueno Ángel.
    Me gusta lo de mirar al cielo, pero ten cuidado, recuerda la canción de Silvio y su canción “Fábula de los tres hermanos” ;-).

    1. ¡Qué nivel Joaquín! Yo preocupado por que no me pase como al Quijote, que de tanto leer empezó a ver gigantes en vez de molinos, y me descubres la canción de Silvio (no la conocía, la verdad). Tomo nota y seguiré tu consejo 😉
      Gracias!

  2. Tengo el honor de ser la primera del ámbito familiar que te saluda a través del blog. Ánimo, yo también tengo un blog pero lo utilizo con mis alumnos para explicaciones de matemáticas, ejercicios , mandarles las soluciones,… todo mucho menos poético que lo que tú has planteado. Esa es mi pecera y mi horizonte, el tuyo está en las estrellas

    1. Muchas gracias! Ya sabes que yo también estuve en la enseñanza, y que es tanto lo que aportas como lo que te aporta. Un blog cumple ambas cosas. Pásame el enlace (por aquí mismo y le haces un poco de publicidad)!

  3. Angel enhorabuena por tu blog tratas temas que son clave para el desarrollo profesional donde sin duda el autoconocimiento, el esfuerzo, la creatividad y la visión de futuro son elementos esenciales en momentos en los que te da la sensación de estar estancado en el trabajo, y que yo personalmente he experimentado, en mi caso han representado un verdadero punto de inflexión profesional y personal. Creo que estas transmitido muy bien el mensaje, no es nada fácil, y haces un bien infinito compartiendolo con los demás. GRACIAS Y ESTAREMOS AL TANTO DE LAS NUEVAS ENTREGAS

    1. Muchísimas gracias Bernardo.
      Efectivamente, en los momentos en los que estamos, hay que reinventarse (lo de desaprender que se ha puesto de moda, aunque por algún motivo odio la palabra, imagino que por repetitiva).
      Como he dicho, en mi caso son más ganas de expresarme, y de contribuir a difundir unos conocimientos y unas ideas que he ido, voy y espero seguir adquiriendo. Si a alguien le doy alguna pista que pueda despertar su interés, con eso me doy por satisfecho.
      El otro día leí una frase en Facebook que decía “Cuando uno enseña, dos aprenden”. Seguro que entiendes perfectamente a lo que se refiere.
      Gracias de nuevo!

  4. Qué te voy a decir, si yo acabo de llegar…. y además veo que soy el último. En cualquier caso, no te puedes quejar, está claro que empiezas con un gran número de seguidores que como yo, están ansiosos por leer tus entradas.
    ¡Enhorabuena por el blog! Lo poco que hemos visto de momento nos deja un gran sabor de boca.

    1. Muchas gracias Sergio! Si por lo menos el blog me permite retomar “viejos” contactos, me doy por satisfecho.
      Se me están acabando las palabras de agradecimiento, así que por lo menos espero contestar con hechos e ir mejorando en las entradas poco a poco.
      Gracias de nuevo!

  5. Hola Angel,

    Bienvenido al club.
    Me ha venido a la memoria mis inicios, y dentro de pocos días cumplirá el blog 2 años llenos de satisfacciones, como estoy seguro que te reportará esta iniciativa.
    No hay muchos blog que hablen y sobre todo, aporten valor, relacionados con el management y el tuyo se va a unir a esa lista.
    Mi mas sincera felicitación y solo decirte que ya tienes un seguidor más.
    Un abrazo
    Pedro

    1. Hola Pedro!
      Esto sí que es todo un honor que no esperaba! Sabes que te sigo con interés en Twitter, y que valoro mucho tus opiniones tanto en dicho medio como en tu (más-que-recomendable) blog.
      Tendré que esforzarme con tan erudita audiencia 😉
      Un abrazo,
      Ángel

¡GRACIAS POR COMENTAR!