7 barreras para la revolución tecnológica en las aulas

Si la enseñanza quedase al margen de la revolución tecnológica y de las comunicaciones, no sería por sus destinatarios (padres y alumnos) sino, en todo caso, por las instituciones, profesores y algunos grupos de presión que pretenden seguir haciendo negocio con modelos y métodos que son de otro siglo. Y otro milenio.

formación TIC enseñanza

¿Por qué no hay una mayor penetración de las TIC en el aula, en países como España (más allá de declaraciones y buenas intenciones políticas)? ¿A qué barreras de entrada se enfrenta dicha introducción, para llegar al mismo nivel que en otros sectores? En mi opinión, se debe a las siguientes barreras:

  • La concienciación y formación del profesorado
  • La motivación del mismo
  • La escasez de medios y recursos
  • La tiranía de las editoriales
  • La falta de cultura de compartir
  • La escasa (o nula) inversión en I+D+i en la enseñanza
  • La seguridad de de los menores en la red

La concienciación y formación del profesorado en TIC

Resulta irónico plantear que haya que concienciar al profesorado del uso de las TIC en el aula, en una sociedad en las que el uso de las mismas está al orden del día.Sin embargo, como tristemente sucede también en otros ámbitos, el uso de las TIC se asocia más a lo lúdico, o se considera una excentricidad, un modernismo innecesario. Creo sinceramente que, detrás de esta opinión, se esconde no solo un profundo desconocimiento del tema sino, peor aún, algunos de los motivos que expongo en esta entrada: la falta de formación y/o de motivación.

Pero, en lo que a la formación se refiere, hoy en día no hace falta tener grandes conocimientos informáticos. Recuerdo los viejos tiempos, en cuando hice mi primera página web allá por 1995, diseñada y creada en HTML puro y duro, con una conexión a Internet más lenta que el caballo del “malo”. Hoy en día hay gestores de contenido para crear páginas web, blogs (como éste, en WordPress), wikis y, por supuesto, plataformas de e-learning (como Moodle).Con unas mínimas indicaciones y bastante tiempo de autoaprendizaje, cualquiera puede hacer una web.

Aún así, y como regla general, la formación del profesorado en nuevas tecnologías es muy deficiente, por no decir nula. Y, cuando existe, obedece a la iniciativa personal de cada cual. Mi mujer le ha dedicado, y dedica, innumerables horas para mantener un sitio de ejercicios de matemáticas de ESO y Bachillerato construido con Moodle. Aprendiendo por su cuenta, mirando en Internet, preguntando y tirando de ensayo-error. Totalmente por su cuenta y en su mayoría en su tiempo libre.Cuando para ella ES una herramienta de trabajo.

La tecnología en sí misma no es una barrera. No se requieren grandes inversiones, como veremos. Como mucho la formación en la misma, pero no ligada a la dificultad, sino a la motivación. Lo que nos lleva al siguiente punto.

Motivación del profesorado

Sin haber un mandato por parte de la administración de fomentar las nuevas tecnologías (acompañada de objetivos, formación y medios), es decir, una estrategia, cualquier iniciativa al respecto será personal de cada profesor. Y no estamos en el mejor momento de la historia reciente para estas iniciativas personales, ni en lo privado ni en lo público. El uso de las TIC en el aula debe ser visto como una ayuda, no como la enésima vuelta de tuerca a profesiones bastante castigadas de por sí.

educación motivación

Por otro lado, las tendencias de la sociedad y de la educación llevan su propio camino y, por mucha resistencia que haya al cambio, la realidad se impondrá. No sin, me temo, cierto darwinismo entre el profesorado. Es decir, renovarse o …

Medios y recursos al alcance

No es que esta lista pretenda ser rigurosa en lo que al orden de los puntos se refiere, pero muchos pondrán la cuestión de escasez de medios y recursos la primera. Aunque este punto hay que matizarlo, y mucho.

Primero y fundamental, recordemos la frase aquella del si seguimos haciendo lo que estamos haciendo, seguiremos consiguiendo lo que estamos consiguiendo. No puede consentirse (como se ha comentado arriba) que el uso de TIC en el aula esté supeditado a la iniciativa, criterio y motivaciones personales de cada profesor. Si los profesores no tienen entre sus atribuciones y tiempo la generación y mantenimiento de material formativo, de preparación de actividades basadas en las nuevas tecnologías seguiremos donde estamos.

Segundo, no se requiere una inversión económica tan grande como la que cabe imaginar de primeras. Las herramientas de creación de contenidos antes citadas son gratuitas. La inversión en servidores para alojar los contenidos se puede reducir significativamente, gracias a la amplia oferta que hay en el mercado (en particular, a los servicios en la nube).

En lo que a los dispositivos se refiere, la necesidad de inversión es relativa, por lo menos a medio o largo plazo. Desde cierta perspectiva es injusto que alguien tenga que poner las herramientas para su trabajo, en este caso tablets o portátiles. Pero la tendencia a usar nuestros propios dispositivos para el trabajo (BYOD, Bring Your Own Device) puede terminar imponiéndose. Más aun, los servicios “en la nube” (cloud services) aliviarán la carga de nuestros equipos (espacio en disco, software instalado, licencias, …) luego solo necesitaremos un “terminal tonto” para conectarnos. Y no me olvido de que hay una parte de la población que sí tiene problemas económicos para acceder a estos dispositivos, cosa a tener en cuenta para no ahondar en los desequilibrios sociales.

¿Y los alumnos? Con el precio que llevan los libros impresos, se puede comprar un dispositivo con prestaciones suficientemente buenas para el uso esperado y que, además, se amortizará en varios años.

Aún con todo, se requiere una cierta inversión.

  • Se necesitarán buenas conexiones a Internet (¡el ADSL de casa no sirve!)
  • Habrá que invertir y mantener mínimamente sistemas para la seguridad de la información
  • Se requerirá una mínima inversión en servidores y cuentas en la nube
  • Personal con formación y dedicación necesarias para administrar los servicios: plataforma de e-learning, blogs, sitios web, mensajería instantánea, administración interna del centro, … En definitiva, para facilitar a todos los usuarios la creación y consumo de contenidos.
  • En equipos, para aquellos alumnos con dificultades económicas para acceder a uno

La tiranía de las editoriales

Si algo caracteriza a los sectores fuertes en decadencia es su capacidad y deseos de litigar y denunciar, e incluso influir para cambiar las leyes de un país en su propio beneficio. Para aferrarse a modelos de negocio en vías de extinción. Para aferrarse a la última y única esperanza, la que dan los grupos de presión. O para morir matando.

Lo de las editoriales de libros de texto es una auténtica vergüenza. Si efectivamente la sociedad evoluciona a tal ritmo que se requiere actualizar los contenidos año sí año también, el papel no es definitivamente el mejor soporte para ello. Y como, además, se trata de obligar a comprar, a no compartir, a no reusar. Y todo esto cuando la sociedad va por otro lado. Corsarios que se permiten llamar piratas al resto. Insultando.

La cultura del compartir

Empieza a haber material pedagógico suficientemente bueno en la red. Los propios profesores crean sus contenidos, y los ponen disponibles en Internet. Tendemos a una economía colaborativa y del compartir. Y los propios formadores deberán poner a disposición de los demás el material que ellos crean, beneficiándose todos del trabajo de todos.

¿Significa esto el fin de autores y editoriales? No. Significa un cambio de modelo. Otros que tendrán que reinventarse o morir.

Inversión en I+D+i en enseñanza

Todo lo anterior debe ir acompañado de una buena inversión en I+D+i en nuevas tecnologías aplicadas a la educación.

  • En tener una atención y apoyo más personalizado a cada alumno.
  • En la atención a la diversidad.
  • En la información a las familias.
  • En nuevos paradigmas de aprendizaje.
  • En comunidades online

Seguridad y menores

Uno de los problemas que más preocupan a los padres es el uso correcto de las redes sociales e Internet por parte de sus hijos, y los peligros que con ellos se afrontan. Se pretende para ello usar las mismas recetas que se siguen para prevenir que consuman bebidas alcohólicas, tabaco o drogas. La diferencia es que mientras dicho consumo no es en absoluto recomendable, el uso de Internet es una necesidad. Y se les debe formar en un uso responsable de las mismas desde el mismo momento que empiezan a utilizarlas. No soy experto en este tema, por lo que no me pronunciaré más de lo ya dicho. Pero está claro que a mayor uso de la red, mayores problemas de seguridad, tanto de niños y adolescentes, como de la información a la que pueden acceder, y la que se debe proteger (privacidad).

Conclusiones

La resistencia al cambio también está dentro de la comunidad educativa. Las autoridades hablan mucho pero no ponen los medios ni las estrategias adecuadas encima de la mesa (para empezar, por la falta de un plan de formación). La crisis está haciendo mella, y mucha, en las inversiones en educación en general, y en TIC en particular.

niño educación TIC

Sin embargo, las tendencias de la sociedad van por el lado opuesto, por una creciente implantación. Y, por supuesto, es necesario instruir a los alumnos en el uso de la propia tecnología. No (solo) como algo de carácter lúdico, sino como herramienta de trabajo y desarrollo.

Print Friendly, PDF & Email

10s comentarios

  1. Impecable. Soy de Argentina y aplica totalmente.
    Aquí el gobierno nacional (y también en algunos casos provincial y/o municipal) ha repartido muchísimas netbooks a los alumnos, y me he trenzado en acaloradas discusiones con amigos y familiares que decían que eso era demagogia, que no servía, etc.
    Yo estudié en escuela pública, privada y Universidad Nacional (pública y gratuita) ojalá hubiera tenido mayor acceso como hoy tienen algunos jóvenes a las TICs.
    Por supuesto que las medidas tomadas no son perfectas, hacen falta miles de medidas más, pero la dirección, al menos en mi opinión, es la correcta.

    1. Muchas gracias Hugo.

      Desde luego dotar de ordenadores y medios informáticos al profesorado es sin duda, hoy en día necesario. Y lo seguirá siendo mientras no sea fuente de desequilibrios por el poder adquisitivo de las familias. Aquí, en España, hay familias que solo le pueden dar una comida a los niños al día, como para andar comprando tablets, netbooks y compañía.

      Pero no es LA solución, ni siquiera en estos momentos. Si no va a acompañado de medidas complementarias como la formación al profesorado, el reconocimiento del trabajo que lleva (horas de dedicación) y otros factores que apunto en el artículo, todo esto naufragará.

      Piensa que los contenidos que se crean (ej. ejercicios de matemáticas) son perdurables por muchos años (mientras se mantengan publicados) pero un ordenador tiene 2, 3 o a lo sumo 4 años de vida. Y no genera tanto valor.

      ¡Muchas gracias por comentar!

  2. No hay peor barrera que la voluntad política. En algunos puntos perdidos de Latinoamérica se están haciendo auténticas maravillas con ordenadores reciclados.

    Pero claro, no interesa una infancia ni una juventud preparada… no les vayan a mover las sillas del poder…

    1. Las políticas de la enseñanza son un cachondeo. Y es más fácil salir y rápido comprar miles de netbooks que instaurar una estrategia adecuada que contemple, entre otras cosas, aquellas a la que apunto en el artículo.

      ¡Gracias por comentar!

  3. Pues yo he visto vídeos de ejercicios de matemáticas de ESO en YouTube. Sale un chaval haciendo el ejercicio. Que sepa yo, están correctamente resueltos.
    Podemos pensar que esa es una manera de aplicar las nuevas tecnologías a la enseñanza. Pero yo aquí me pregunto: ¿Puede esto sustituir a la clase tradicional? Al menos si yo fuera la profesora, aunque les dijera a los alumnos que mirasen los vídeos, también lo explicaría al día siguiente en la clase.

    1. Pues depende … Un vídeo bien hecho puede ser de enorme ayuda. Pero a un vídeo no le puedes hacer preguntas.

      Yo he llegado a estar en una comunidad de Google+ en la que estudiantes preguntaban dudas de ejercicios de matemáticas. No se trata de hacerles el problema (darles la solución, o incluso el desarrollo) sino tratar de enseñar. Entre todos …

      ¡Gracias por comentar!

¡GRACIAS POR COMENTAR!