101 Miracielos

El Miracielos se ha hecho centenario. El artículo sobre Reyes Magos, clientes y proveedores hizo el número 100, así que este es el 101.

Espero no ser víctima de mi propia trampa y que alguien piense que tengo el síndrome de los 101 dálmatas que expliqué en otro artículo. Lo que sí garantizo es que cada uno sí tiene su corazoncito particular, y gran parte del mío. Repasando la lista he ido recordando no solo los artículos, sino cómo, cuándo y por qué los escribí.

© Jonas Wolff - Fotolia.com
© Jonas Wolff – Fotolia.com

Tener un blog es duro. Muy gratificante, pero duro. Te exige mucho esfuerzo, que tratas de sacar de donde puedes (y, a veces, de donde no también). Son muchas horas quitadas al sueño y más de una vez me he planteado el dejarlo. Échale un ojo a esta magnífica entrada de Concha Abad sobre blogs y bloggers. Fíjate por ejemplo en el siguiente hecho, que nos cuenta Concha

Cada minuto se abre un blog, así que en el tiempo de escribir este post, (vamos a calcular una hora) se abriran 60 blogs. De esos 60 blogs 57 se abandonaran antes de los seis meses, así es la vida, el 95% de los blogs se abandonan entre los seis meses y un año, y es que no es oro todo lo que reluce.

El esfuerzo es grande, pero compensa. Ya he expuesto en otras ocasiones por qué tengo el blog, y no incidiré sobre ello. Simplemente quiero agradeceros desde aquí a todos los que leéis este blog, que sois quienes realmente me animáis a continuar con vuestros comentarios y al recomendar y compartir los artículos en las redes sociales.

Toda lista que se precie es injusta. Injusta porque te estás dejando, en este caso a gente, por incluir. Pero también es injusto no reconocer y agradecer a quien te apoya día a día, entrada a entrada. Así que me vais a permitir que agradezca muy especialmente su apoyo a Carolina, Julián y Miguel (El Aragonés Errante), los 3 top commenters 😉 También a todos los que compartís los contenidos desde las redes. Aquí la lista es enorme, pero el corazón me dice que incluya, además de los citados anteriormente, al menos a

Mención especial merecen Julián (¡otra vez!) y Pablo por su apoyo desde El Laboratorio de las TI, el blog desde el que recibo más visitas. Si no estáis siguiendo su magnífico blog, ya estáis tardando. De Julián y Pablo aprendo muchas cosas, pero la lista de blogs que os recomendaría, afines a la temática de El Miracielos, merece (y tendrá) una entrada aparte.

Por lo demás, aprovechando el parón navideño, intentaré darle algo de “chapa y pintura” al blog. Tengo algunas ideas para mejorar el aspecto y la funcionalidad del mismo. En Febrero el blog hará su segundo aniversario, otro hito importante a destacar y (espero) que a celebrar. A ver qué se me ocurre este año.

También espero continuar con la serie de innolecciones, y dar algo de más contenido técnico al blog. Filosofar sobre innovación y gestión está bien, y tiene su público. Pero las estadísticas me dicen que se leen más aquellos artículos con un contenido más didáctico, técnico si se me permite la palabra. Por ejemplo, la entrada más vista hasta la fecha es la del método de la espina de pez, seguida muy cerca por Bob Esponja 🙂

¡Muchas, muchísimas gracias a todos los lectores y suscriptores!

8s comentarios

  1. Muchas gracias por nombrarme.
    Sé lo que esto te cuesta, a veces me da apuro por tí, porque se ve que eres un grande, como profesional y como persona, como blogger también pero llega un momento que eso es lo de menos.
    Espero poder leerte mucho tiempo y también en algún momento, que nos podamos desvirtualizar.
    Un abrazo grande 🙂

  2. Llego a darte un poco tarde la enhorabuena.
    101…… Agradecimientos por todo lo que escribes, desde que descubrí esta tu pequeña ventana al mundo, has abierto algunas mías.
    Es un placer leerte y difundir todo lo que nos cuentas
    Un saludo y un abrazo.
    Sí y feliz Navidad y un 2014 pleno de éxitos personales y profesionales

    1. No las merece! Recomiendo a mis lectores que sigan vuestro blog y cuenta en Twitter. No es un acto de cortesía, lo digo desde el más absoluto convencimiento.

      Al final en todas las profesiones abordamos la misma clase de problemas, sinsabores y, como no, alegrías. Saber cómo se hacen las cosas en otras disciplinas es una de las experiencias más enriquecedoras que uno pueda tener. Para mí, vuestro blog y cuenta en Twitter es una referencia..

      Un abrazo!
      Ángel

¡GRACIAS POR COMENTAR!