Enrique Dans: cambiando las reglas

El placer de escuchar a Enrique Dans

Uno, que ya no tiene edad (¡ni ganas!) para llevar fotografías de actrices, modelos o futbolistas en cuadernos y carpetas, no entiende ese frenesí que despiertan algunas celebrities y estrellas del deporte entre los adolescentes. Están locos, cosas de la edad, piensa uno. No diré que Enrique Dans haya desatado en mí tales alteraciones del ánimo y la conducta. Pero a mis 45 años la emoción que ha supuesto escuchar a Enrique Dans, en persona, en una conferencia que ha impartido en Zaragoza es difícilmente explicable. Disfrutando como disfruto con prácticamente todos y cada uno de los posts del maestro Dans, me quedo para el recuerdo la hora y media de charla con la que nos ha obsequiado, con pregunta final mía incluida.

Enrique Dans

Recomendar la lectura de los artículos de Enrique Dans desde este humilde blog es como recomendar llevar una dieta sana o hacer ejercicio. Puedes ignorar el consejo, pero atente a las consecuencias. Porque se puede estar de acuerdo o no con Enrique Dans, pero es indudable que su opinión está tremendamente fundamentada. Por no hablar de esa clarividencia de ideas y de exposición de las mismas, de ese ojo clínico que ilustraba su blog (un cable USB usado a modo de monóculo) y que sirve de portada de su libro Todo Va a Cambiar.

Uno podría pasarse horas escuchando (¡o leyendo!) a Enrique Dans sin inmutarse. Su discurso es una especie de viaje en el que vas de destino a destino sin sufrir las vicisitudes del camino, para descubrir al final la grandísima distancia que has recorrido. En la charla organizada por la Fundación Basilio Paraíso e Ibercaja, titulada Un cambio dimensional mucho más grande que Internet, hemos hecho un viaje de ida y vuelta a la importancia de la toma de decisiones pese a vivir en un mundo incierto y cambiante. O precisamente por eso.

Enrique Dans: Cómo hemos cambiado
Enrique Dans en un momento de la charla. La tecnología cambia. Si la primera Lara Croft enamoraba, la última …

Un cambio dimensional mucho más grande que Internet

Enrique Dans nos ha hablado sobre la necesidad de aprender y desaprender cómo se hacen las cosas en nuestro mundo. Sobre los nuevos actores en este panorama, empresas como Uber, Facebook, Alibaba o Airbnb han reducido a coste exactamente cero el elemento más caro de la cadena de valor de sus sectores: los vehículos, las noticias, el almacenes de inventario y las habitaciones, respectivamente.

Sobre cómo no sólo es nuestro mundo el que cambia, sino el de sectores tradicionales. Vaticina, con mucha razón, que en el futuro no compraremos coches: usaremos el servicio de transporte que nos den empresas como Uber o car2go. Los clientes de las compañías automovilísticas ya no serán los individuos particulares, sino empresas como las anteriores. Y lo mismo puede decirse de las aseguradoras. Hasta empleos altamente especializados como lo son los abogados están en riesgo gracias a sistemas expertos como Ross, el abogado virtual creado por IBM y basado en su sistema de Inteligencia Artificial Watson.

Enrique Dans en otro momento de la charla: los coches autotripulados
Enrique Dans en otro momento de la charla: los coches autotripulados

La resistencia al cambio no hace sino retrasar lo inevitable. La resistencia de los gobiernos a las nuevas tecnologías encubren una forma (nada sutil) de subvención a sectores tradicionales que, de esta forma, no ven la necesidad del cambio, instalados en su particular zona de confort. Dinosaurios que terminan desapareciendo por culpa de los Unicornios, empresas valoradas en más de 1000 millones de euros.

¿Cómo cambiar entonces? La respuesta la da el propio Enrique Dans en un famoso artículo de Forbes: si quieres cambiar cosas, debes romper cosas. Pensar cómo alguien podría destruir tu negocio. Y anticiparte al cambio. En palabras del propio Dans

Si tiene que ocurrir, mejor estar del lado de los que lo hacen posible, no de los que lo sufren (Enrique Dans)

Enrique Dans: cambiando las reglas
Uno de los mejores momento de la charla de Enrique Dans. Los actores tradicionales de los mercados se disputan “la partida”. Hasta que viene uno y gana, cambiando las reglas

La Inteligencia Artificial

En un futuro en el que las máquinas toman las decisiones, en el que las técnicas de Machine Learning (hoy en día reservadas a expertos) se convertirán en una especie de commodity usable por todo el mundo (MLaaS, Machine Learning as a Service), la diferenciación estará en los datos (el llamado a ser petróleo de nuestro tiempo). Estos deberán ser recogidos y organizados para que los sistemas MLaaS puedan tomar decisiones eficientes.

Y si las máquinas terminan haciendo, eventualmente, todo el trabajo de los humanos, habrá que plantearse cuestiones como al renta básica universal, de la que el propio Enrique Dans hablaba recientemente en su blog, y que ha estado en las noticias por las recientes declaraciones de Elon Musk.

Conclusiones (y preguntas finales)

La seguridad de los datos surge como un elemento fundamental en este cambio que ya está aquí. La resistencia al cambio tecnológico, protegiendo desde el gobierno a determinados sectores, no es sino una forma de subvención encubierta que conduce a la autocomplaciencia … y a la desaparición.

Y una última pregunta, de servidor, sobre los riesgos que conlleva usar una tecnología de caja negra para decisiones tan importantes como la concesión de créditos bancarios.

Pero hablaremos de esto en otro post. Es demasiado importante como para resumirlo en unas líneas.

Print Friendly, PDF & Email

6s comentarios

  1. Paradójicamente, estoy haciendo un MOOC de Gamificación donde el problema es precisamente la Inteligencia Artificial que controla la educación.

    No hay que caer en el nuevo becerro de oro de los datos. Los datos nunca son objetivos porque siempre influye la forma de medir lo que nos rodea. Quien controla los medidores controla la sociedad.

    1. Te diría que estás siendo un poco paranoico, pero después de lo de Trump …

      De acuerdo con los de los datos, pero no lo es menos que precisamente, una de las tareas más complicadas que hay que abordar, es determinar la veracidad de los datos. A las Vs de siempre del Big Data (Volumen, Velocidad y Variedad) se le suma ahora la Veracidad.

      Y el problema no solo está en el dato, sino en los algoritmos que los procesan. Sobre eso iba mi pregunta a Dans, así que tendrás que esperar 🙂

      ¡Gracias por comentar, #Jerby!
      8)

  2. Poner resistencias al cambio tecnológico es como poner diques al mar, sucede que por un breve tiempo y con esfuerzo quizás se consiga parcialmente, aunque la tendencia sobrepasará los diques.

    En mi opinión, mejor prepararse a que cuando venga la ola, avanzar con ella, que no que te arrastre y te pase por encima. .

    1. Muchas gracias por el comentario, Pablo.

      Efectivamente, esa es la actitud. El propio Dans comentó en su charla que si alguien va a introducir una disrupción en el mundo de la enseñanza de los negocios, él quiere ser el primero en estar ahí, interesándose. No se vaya a quedar fuera de juego.

      ¡Muchas gracias de nuevo y mucha suerte con el blog http://gestioncomplejidad.com/ !
      8)

¡GRACIAS POR COMENTAR!