Los territorios no explorados de la innovación: Aquí hay dragones

En los mapas medievales representaban serpientes marinas y otras criaturas mitológicas en las zonas por entonces desconocidas, tratando de asustar a los marineros para que no navegaran por esas aguas (supuestamente) inhóspitas. De ahí el origen de la expresión Aquí hay dragones. Hic sunt dracones.

De igual manera, muchas empresas ponen demasiado empeño en impedir explorar (y llevar a la práctica) las ideas que proponen sus empleados. Animan así a la navegación por cabotaje: cerca de la costa, sin perderla de vista, de cabo a cabo, en territorio conocido. Aquí hay dragones, parecen decir.

 La Carta Marina es un mapa de Escandinavia de gran tamaño hecho por Olaus Magnus. La leyenda dice: «Un mapa marino y descripción de las tierras nórdicas y de sus maravillas, dibujado cuidadosamente en Venecia en el año 1539 con la generosa ayuda del honorabilísimo Señor Hieronymo Quirino».
La Carta Marina

Cuando alguien dice

  • Esto jamás funcionará
  • Otros lo han intentado y fracasaron
  • Esto siempre lo hemos hecho así
  • No se puede mejorar
  • No es nuestro negocio
  • No tenemos experiencia en esto
  • No puedes garantizar un Retorno de Inversión adecuado
  • No tenemos presupuesto
  • No estoy dispuesto a asumir riesgos

está poniendo un dragón en el mapa de las oportunidades no exploradas. Por falta de valentía, por temor al fracaso. Por arrogancia.

Y, lo que es peor, puede que no haya dragones, sino un hermoso, rentable y placentero océano azul.

Cómo adentrarse en mares de dragones

Precisamente las aguas más apetecibles para innovar son aquellas en las que, dicen, que hay dragones. Aguas no exploradas, donde sólo los valientes se atreven a navegar. Y dónde puede que hayan caído otros, o uno mismo, con anterioridad. Pero eso no quita para que haya que intentarlo. La recompensa será grande. Como suele decirse, un mar en calma no hace un buen marinero.

Y, sí, primero hay que convencer al alto mando de las bondades del viaje. Y ese es el momento fundamental. No podemos ponerles en bandeja un rotulador y un mapa para que dibujen cuantos dragones quieran. Hay que ir dispuesto a convencer, con todas las posibles preguntas y sus respuestas preparadas. Aprovechar tu momento elevator pitch para causar una buena imagen, que permita conseguir la aprobación y los medios para adentrarnos en las aguas de dragones.

¿Has visto muchos dragones últimamente dibujados en un mapa?

¡Muchas gracias por leerme y hasta la próxima entrada!

3s comentarios

¡GRACIAS POR COMENTAR!