Innolección #4: Google te lleva “gratis” en taxi

Lo teníamos delante de las narices, y no lo habíamos visto. Google sí, claro. Hoy os traigo otro caso de innovación que no lo es (todavía) pero que puede que lo sea. Tal y como puedes haber leído estos días en las noticias,  Google ha conseguido una patente (Transportation-aware physical advertising conversions) que permitirá transportar a los usuarios en taxi gratis a un establecimiento a cambio de consumir posteriormente en ese negocio. Otra vuelta de tuerca a la publicidad: en función de parámetros como la posición del usuario, lo que busca e incluso con quién quiere ir acompañado, el sistema le muestra publicidad de los establecimientos y le facilita el transporte (gratis o con descuentos significativos). Se prevé incluso que se puedan usar los famosos coches autónomos de Google, los Google Cars.

© bluedesign - Fotolia.com
© bluedesign – Fotolia.com

¿Por qué hablar aquí de este caso? Como cuenta Pau Garcia-Milà en su libro Tienes un idea (pero aún no lo sabes), una fuente excepcional de ideas es la observación continua de lo que pasa en nuestras vidas, tratando de pensar en cómo podríamos mejorar aquellas cosas que nos rodean, o resolver problemas a los que nos enfrentamos todos los días.

Y, ciertamente, cuando vamos a salir a comprar, o a cenar con los amigos o nuestra pareja, uno de los problemas que nos planteamos (al menos en las grandes ciudades) es la cuestión logística sobre cómo ir, dónde dejar el coche (si vamos en el nuestro) y un largo etcétera. Y, sí, por supuesto, los taxis están inventados desde hace ya bastantes añitos. Como se han inventado las ofertas de parking grauito (o semi) para clientes, o el servicio de aparcacoches. Los cupones descuento también están inventadísimos: desde el buzoneo, pasando por servicios como Páginas Amarillas, o incluso cupones descargables por Internet. Y también las ofertas vinculadas a la posición del usuario, como por ejemplo ocurre en la red social Foursquare, en las que el usuario puede obtener descuentos en determinados establecimientos indicando a sus contatos que está en el citado establecimiento.

Pero el negocio de Google no son los parkings, ni veo a los ingenieros de Mountain View aparcándome el coche. El negocio de Google es la publicidad, poniendo en contacto a usuarios y proveedores, y tiene en manos el incipiente concepto de coches no tripulados, así que et voilà!

Uno de los métodos más potentes que existen para identificar nuevas oportunidades consiste precisamente en analizar la cadena de sucesos que transcurren en una determinada situación. En el caso que nos ocupa, cuando alguien decide salir a comprar, al cine o comer fuera, ¿por qué pasos y decisiones debe atravesar? Siguiendo con el ejemplo, en el caso de parejas con hijos, surge el eterno dilema de qué hacer con ellos. ¿Se puede facilitar el servicio de canguros? ¿Cines con zona infantil? ¿Restaurantes en los que niños y adultos disfrutan igualmente? Yo me estoy convirtiendo en un adicto a sitios como Mad Planet.

¿Y qué sucede cuando vamos cargados después de comprar, pero queremos salir después por ahí sin el incordio de las bolsas? ¿Y si nos llevan la compra en el momento a casa (y no me refiero al supermercado)? Después de todo, empresas como Amazon y UPS están desarrollando proyectos para el reparto de paquetes usando drones (vehículos aéreos no tripulados). Hoy puede parecer ciencia ficción. Hoy.

No te quedes con los ejemplos particulares, sino con la forma de pensar. Analiza la cadena de hechos y decisiones que debes afrontar en una situación dada, o la que tienen que afrontar tus clientes. Piensa en cómo se podría mejorar, buscando la diferenciación con el resto. Y si además la solución pasa por productos y tecnologías que están en tu línea estratégica, y que dominas, el milagro está hecho.

4s comentarios

  1. Tal como pones el ejemplo, puede salir algo caro para el restaurante o establecimiento. Otra cosa es que el local te ofrezca un servicio mixto de producto y transporte… pero eso será otro día…

    1. Sí #Jerby, pero al final es una cuestión de costes y de recuperación de la inversión. ¿Cuánto cuesta un taxi? ¿Cuánto cuesta un viaje en un coche autotripulado? Probablemente menos (lo siento por los taxistas, pero es así), siempre y cuando se produzcan (en número) a una escala que los haga rentables.

      Todo llegará, y los productos y servicios que ahora sustituyen tendrán que innovar para diferenciarse.

      ¡Gracias por comentar!

  2. Hola Ángel,
    estos ejemplos son bastante sofisticados, lo cuál no quiere decir que un día no podamos verlos. En lo que voy leyendo, también se está tratando de innovar en temas sociales, aunque sea por necesidad. Pero es que cada vez surgen necesidades nuevas y hay que darles respuesta. Así que aunque se hagan cosas, siempre da la impresión de que está todo por hacer.
    Saludos 🙂

    1. Gracias Carolina!

      La tecnología permite muchos cambios en nuestro mundo, y en particular en la innovación social (cuando menos poniendo en contacto a la gente y facilitando el intercambio de ideas). Como todo hay que saber y enseñar a usar de manera ética y en beneficio de todos.

      ¡Gracias por comentar!

¡GRACIAS POR COMENTAR!