Homo Antecessor

El Homo Antecessor 95 (¡cómo hemos cambiado!)

Me han llegado recientemente dos vídeos que me han hecho sentirme, súbitamente, más viejuno. Tanto que empiezo a considerarme de la especie del Homo Antecessor (95). El primero de ellos, por orden cronológico, muestra las reacciones de unos adolescentes cuando se les muestra Windows 95. No tiene desperdicio: desde el monitor, el estilo “poco depurado”, por no hablar del modem y la conexión a Internet. Pensaba que no había pasado tanto tiempo, pero sí. Echa cuentas, más de 20 años :'(

 

Visto en perspectiva, Windows 95 supuso una revolución al incluir una serie de innovaciones respecto a sus antecesores (¡si ven Windows 3.1 les da algo!). Uno tiene la sensación de que el tiempo no pasa, pero me temo que no es así.

El segundo vídeo que quiero traer hoy aquí es una auténtica joya, con su toque vintage, retro, hipster o cómo os dé la gana llamarlo. ¡Cómo enviar un email en 1984! Tal y como veo yo a la mujer del vídeo es como probablemente me nos ven los millenials con “nuestro Windows 95”. Asusta, ¡eh! Huelga remarcar todo mi reconocimiento a la pionera (¿early adopter?) del vídeo, por supuesto.

Lo cual me lleva a pensar si los que nacimos el siglo pasado somos una especie en extinción. Y no me refiero a que todos moriremos en algún momento (es evidente) sino que la cultura, las costumbres, la forma de vida que hemos conocido, nada tendrá que ver con la de nuestros hijos (no digamos de nuestros nietos, bisnietos, tataranietos, …).

El Homo Antecessor 95

Según Wikipedia,

Homo antecessor es una especie extinta perteneciente al género Homo, considerada la especie homínida más antigua de Europa y probable ancestro de la línea Homo heidelbergensis-H. neanderthalensis. Vivió hace unos 900 000 años (Calabriense, Pleistoceno temprano).2 Eran individuos altos, fuertes, con rostro de rasgos arcaicos y cerebro más pequeño que el del hombre actual, y con menos circunvoluciones cerebrales

Ignoro si Wikipedia perdurará en el tiempo pero, ¿qué dirán las futuras generaciones de nosotros, pobres homínidos que conocimos el Spectrum 48k e incluso, quién lo diría, el Windows 95? Miedo me da pensarlo.

Homo Antecessor
By Losdelpalito (Own work) [CC BY-SA 4.0], via Wikimedia Commons
Pese a todos mis intentos por estar al día en la tecnología y las nuevas tendencias, soy y seguiré siendo un Homo Antecessor 95, si se me permite el término.

Leía el otro día por ahí (no recuerdo la fuente) que las futuras generaciones aprenderán idiomas tomándose una pastilla (salvo el alemán, supongo 🙂 ) Muchos de los dispositivos que llevamos irán incorporados a ropa y complementos, y los adelantos en la medicina podrán convertir a algunos en auténticos cyborgs.

¿Somos o no somos Homo Antecessor? Lo irónico del caso, al ritmo que evoluciona la tecnología, es que habrá muuuuuuuchos Homo Antecessor en las próximas generaciones. No Homo Antecessor 95, sino de otras revoluciones tecnológicas que dejarán de serlo.

Print Friendly, PDF & Email

7s comentarios

    1. Yo creo que vamos camino del don de la ubicuidad … para estar en todos los sitios menos en el que realmente estamos 😛

      ¡Gracias por comentar!
      8)

  1. ¿Te cuento un secreto Ángel?

    Yo tengo un hermano informático y en el año 2000 ya teníamos internet en casa. Viviendo en una ciudad como la mía eramos unos auténticos “modernos”. Recuerdo que cuando usábamos la conexión, el teléfono de casa comunicaba y nuestro padre se ponía negro.

    Internet entonces era muy muy primitivo pero lo recuerdo con mucho cariño.

    No somos viejunos Ángel, somos unos supervivientes y como tales, nos adaptamos a los nuevos tiempos. ¿Además quién dice que un mundo más tecnológico vaya a ser un mundo mejor?

    Pues eso.

    1. Totalmente de acuerdo, Mónica, sobre todo en lo de supervivientes (resilentes tecnológicos 🙂 )

      Lo de viejuno no es porque me sienta como tal, sino porque me doy cuenta del tiempo que ha pasado. Y que igual que yo percibía como antiguas cosas de la juventud de mis padres, eso me pasa ahora con mis hijos.

      Efectivamente, más tecnología no implica un mundo mejor (como de costumbre, la virtud, en el término medio). Yo la primera cosa que vi en Internet fue cuando me uní a un departamento en la Universidad, como investigador (año 96). Recuerdo que era una transmisión en texto de una etapa del Tour de Francia, que se refrescaba cada 5 min. Ahora puedes ver en streaming la etapa pero, ¡eso ya estaba inventado! Se llama televisión. Salvo por la facilidad de verlo en cualquier sitio, y la posibilidad de compartir comentarios y opiniones en redes sociales, y … Pero en todo caso nos cargamos la siesta en el silloncito de casa, despertando cuando llegan a meta 😀

      ¡Gracias por comentar!
      8)

  2. Estoy con Mónica, si observas la adicción a la tecnología y a lo último y la gran intolerancia a la frustración que tienen, creo que somos el Homo Resistentus o Resilientus (el latín no es muy fuerte) pero creo que básicamente aprendimos solos, y eso hacer que tengamos más recursos, ¿has visto cómo hay niños que sin una pantalla digital son incapaces de pasarlo bien? es una pena, pero es la realidad.

    Fantásticos los vídeos.

    1. Estoy de acuerdo con las dos 🙂

      Como le decía a Mónica, y tú misma añades, somos resilentes tecnológicos. Lo cual, dicho sea de paso, tiene mucho mérito: muchos de nuestra generación se están quedando (tecnológicamente) por el camino. Y eso puede ser, en algunos aspectos, bueno, pero esencialmente malo.

      ¡Gracias por comentar!
      8)

¡GRACIAS POR COMENTAR!