Big Fish: Lecciones de un emprendedor

Hace unas semanas, Ana Menéndez me pasó un enlace muy interesante a una página con 10 películas que un emprendedor no se puede perder (¡gracias Ana!) A raíz de esto,  se me ocurrió escribir esta entrada sobre mi película favorita sobre emprendimiento, Big Fish, de Tim Burton.

Increíble película. Un canto por alcanzar las metas que nos propongamos, por complicadas que éstas sean. Contra el conformismo, contra el acomodamiento, contra la falta de ganas de crecer, de progresar. Sobre cómo compaginar los anhelos de la vida que soñamos con la vida real, la que vivimos, la que está ahí fuera. Por emprender nuevas metas, nuevos proyectos.

Carátula de la película Big Fish
Carátula de la película Big Fish

De qué va la película

Lo que viene siendo la sinopsis 😉

William Bloom regresa a su casa para pasar con su padre, Edward Bloom,  ya moribundo, sus últimos días. Allí rememora las historias fantásticas que este le contaba sobre su propia vida, en las que se entremezclan realidad y ficción. William tratará de saber qué parte de verdad tienen dichas historias, que escuchó hasta la nausea en su infancia y juventud.

Algunas reflexiones sobre frases dichas en la misma.

No es necesario ser el más rápido, ni el más fuerte

La película empieza ya sentando ideas.

Algunos peces no se dejan pescar. No es que sean más rápidos, o mas fuertes que los otros peces. Es solo que han sido… como tocados por la gracia.

No tienes que ser el más rápido, ni el más fuerte, ni el más listo, ni el más grande, ni el más … A veces es cuestión de algo intangible, de algo que se nos escapa, y que está ahí. Pero, no te engañes, no es azar. Está en tu esfuerzo, en tu esencia. Son los deseos, las ganas.

El tamaño de tu pecera

Ahora viene una de esas casualidades (para este humilde blog), esas cosas que te tocan en lo personal cuando ves la película. Edward Bloom  empieza a sufrir, de pequeño,  un caso de crecimiento desmesurado. Postrado en su cama durante 3 años, un día lee en una enciclopedia el caso del crecimiento del carpín (¡sí, como el miracielos!).

Si se guarda en un pequeño recipiente, el pez crecerá mucho. Si tiene más espacio, puede duplicar, triplicar o cuadriplicar su tamaño Se me ocurrió que tal vez el motivo de mi crecimiento desmesurado era que estaba destinado a hacer cosas enormes. Después de todo, un hombre gigante no puede tener una vida de tamaño normal.

¿Te has fijado alguna vez en tu pecera? ¿Te deja crecer? Quizá sea momento de emprender.

Espectro

Espectro es un lugar idílico. La gente vive feliz, va descalza por la calle. Hay personajes de lo más curioso (¡mejor ver la película!). Edward llega allí abandonando su pueblo natal, acompañando a un gigante, y llega por casualidad a Espectro.

Este pueblo es más de lo que podría soñar cualquiera. Y si al final acabara aquí me consideraría afortunado. Pero la verdad es que aún no estoy preparado para acabar en ninguna parte.

Sería muy fácil quedarse a vivir en un lugar tranquilo, sin problemas, sin presiones, con todo resuelto. Como Espectro. Pero claramente Edward tiene otro camino en la vida. Nada de acomodarse. Nada de la buena vida. Hacer cosas. Luchar por cosas. Emprender su propio camino.

Un consejo que nunca deberás seguir

Atentos al consejo que le dan a Edward Bloom (minuto 09:20 del vídeo)

Eras un pez grande en un estanque pequeño, esto es el océano y te estás ahogando. Sigue mi consejo y vuelve a Villacharca. Allí serás feliz.

Nuevamente, contra acomodarse. ¿Has triunfado en un sitio? No tiene por qué ser el fin.

¿Tienes un proyecto? ¡Bien! ¡Persigue tu sueño hasta hacerlo realidad! Haz como Edward y desoye el consejo. Y lucha, como él. Es duro, sí. Pero, con todo, el camino, el sueño, merecen la pena.

Ahora tú

Son tiempos difíciles  pero también lo son de ¡adelante!, de crecer.

¿Has visto la película? ¿Qué te sugiere? ¡Muchas gracias por dejar tu comentario!

14s comentarios

    1. Gracias Javi. Me alegro de que te llame la atención.

      A mí me pone los pelos de punta (los pocos que me quedan). No soy muy cinéfilo, pese a lo que puede parecer, pero, en general, las películas de Tim Burton me encantan.Por la estética, las historias, …

      Supe de esta curiosamente por una de las citas que pongo en la entrada (“Eras un pez grande en un estanque pequeño …”) y me enganchó.

      Ya nos contarás si te ha gustado y qué más te sugiere la película.

      Gracias por leer el blog y dejar el comentario!

¡GRACIAS POR COMENTAR!