Esto es lo que te mereces por llegar tarde a las reuniones

Una interesante discusión en LinkedIn sobre la puntualidad en las reuniones me hace recordar una anécdota de Steve Jobs.

Según cuenta Ed Catmull en su libro Creatividad S.A. que durante las negociaciones de Jobs para la compra de (la futura) Pixar, el director financiero de Lucas Films (la por entonces propietaria) tenía la táctica de llegar tarde a las negociaciones. Reproduzco la anécdota tal cual se cuenta en el libro:

La mañana de la gran negociación todos, salvo el director financiero, llegamos puntualmente: Steve y su abogado; Alvy, yo y nuestro abogado; el abogado de Lucas Film y un banquero de inversiones. A las diez en punto Steve miró en derredor y al echar en falta al director financiero dio comienzo la reunión sin él. Con un único movimiento no solo había contrarrestado el intento del director de situarse en lo alto de la jerarquía, sino que se había apoderado del control de la reunión. Este tipo de juego estratégico y agresivo es lo que definía la conducta de Steve con Pixar en los años venideros: una vez que unimos fuerzas pasó a ser nuestro protector, tan temible a nuestro favor como en el suyo.

Es un movimiento bastante arriesgado, según con quién se practique (un jefe o un cliente). Pero cuando el retraso en el inicio de las reuniones pasa de anécdota a estrategia o desprecio, entonces hay que tomar medidas.

Algunas estrategias para fomentar la puntualidad en las reuniones

Confieso que iba a dejar el post con la anécdota anterior, pero me he venido arriba y voy a desarrollar un poco más la cuestión. A las ya sabidas de “el último que llega escribe las actas”,  y dado que cada empresa y situación es un mundo, os animo a practicar la técnica del caballo negro para encontrar una solución en vuestras empresas o equipos. No hay que resignarse. Como dice Jack Sparrow, el problema no es el problema. El problema es tu actitud acerca del problema.

Aquí van algunas ideas “locas” para usar en la técnica del caballo negro:

  • Para uso interno, si tienes una intranet corporativa, usa técnicas de gamificación para fomentar la puntualidad. Usa badges virtuales a los más puntuales, publica estadísticas por proyecto, por sala, … La diversión al poder.
  • Invita a algo al principio de las reuniones (ej. a pasteles, pizza, …) durante los 10 primeros minutos. No hay nada que motive más a alguien a estar puntual que el hecho de que se invite a algo. Hacerlo siempre puede salir por un dineral, pero como estrategia puntual en determinadas reuniones, puede surtir efecto. Por supuesto, ponlo en la agenda de la reunión.
  • Mira qué se propone en este post (¿Cómo hacer visible las interrupciones a las que está sometido un equipo?) para el caso de las interrupciones en el trabajo. ¿Se te ocurre cómo adaptarlo para la puntualidad? Ahí lanzo la idea.

Como siempre, mil gracias por leer, compartir y, sobre todo, comentar vuestras propias experiencias. Espero que esta entrada os sirva de ayuda y reflexión.

Print Friendly, PDF & Email

6s comentarios

    1. Thanks a lot, Sir 🙂

      Las reuniones, su sentido y su dinámica dan mucho de sí. Y si uno lleva en esto 18 años, pues qué nos vamos a contar 🙂

      ¡Gracias por comentar!
      8)

  1. Añado una que viví hace un par de años. Convención, 100 personas en la misma sala. A la hora en punto de comenzar se cierran puertas (no con llave). Quien entre una vez se cerró la puerta, tiene que contar un chiste a todos. Funcionaba.

¡GRACIAS POR COMENTAR!