Project Management Nirvana

¿Te has preguntado alguna vez cuál es el nirvana del project management? Una respuesta rápida diría que cumplir los proyectos en tiempos, calidades y presupuesto (a fin de cuentas, en eso consiste el trabajo). Pero, al margen de que siempre cabría preguntarse cómo se consigue tal cosa, tal estado de felicidad no sólo se conseguiría con la consecución del objetivo sino, principalmente, con ese regustillo, esa satisfacción, esa sonrisa al abandonar la oficina que queda por el trabajo bien hecho.

Fotografía por Roberto Trm en Flickr (https://flic.kr/p/87BwNX). Algunos derechos reservados.
Fotografía por Roberto Trm en Flickr (https://flic.kr/p/87BwNX). Algunos derechos reservados.

Tengo una teoría sobre cuál sería el Project Management Nirvana.El orden no es relevante, pero me atrevería a decir que es la combinación de los siguientes hechos:

  1. Decidir en qué proyectos quieres trabajar (ojo que no digo que solo los fáciles; los que uno desee)
  2. Elegir personalmente a los miembros del equipo
  3. Que los mejores profesionales del mundo estén deseando trabajar contigo (ser elegidos)
  4. Ser respetado y querido por tu equipo
  5. Que funcionen como una máquina perfectamente engrasada, con un gran sentido de la responsabilidad y autoorganización.

Que cambien los requisitos días antes de la entrega, que se materialicen riesgos críticos y un sinfín de cosas más ya no os importarán a ti y a tu equipo. Recuerda, habéis alcanzado el nirvana y no os preocuparán porque sabréis responder adecuadamente. Y huelga decir que, si has alcanzado un estado así, que se cumplan los objetivos y que el cliente quede satisfecho será una consecuencia casi inevitable.

¿Imposible? Yo no he alcanzado ese nirvana (quizá puntualmente, en algunos momentos de proyecto). De hecho se antoja bastante difícil pero, si tuviera que citar a alguien, creo que este sería el director de orquesta Claudio Abbado.

Réquiem por un director de orquesta

El 20 de Enero de 2014 falleció Claudio Abbado, uno de los grandes maestros de la dirección de todos los tiempos. En el año 2001 le diagnosticaron un cáncer de estómago y tuvo que abandonar la dirección de la prestigiosa Filarmónica de Berlín. Abbado, que había participado desde 1996 en el Festival de Lucerna (Suiza),  recibió del director de dicho festival una oferta que no pudo rechazar: le invitó a trasladarse a vivir a Lucerna, y montar allí una orquesta a su imagen y semejanza. Una orquesta de caracter solidario, de amigos (como Abbado solía decir) , elegidos por el propio director. Una época dorada para Abbado, que podía decidir qué y dónde tocaba la orquesta.

Pero eso no es todo: a su muerte, la orquesta, su orquesta, le rindió un emotivo homenaje. En un concierto organizado en homenaje al fallecido director, músicos de la Orquesta del Festival de Lucerna interpretaron sin director el primer movimiento de la Sinfonía Incompleta de Schubert (una de las favoritas de Abbado). El siguiente vídeo habla por sí solo.

Impresionante, ¿no? Es difícil, muy difícil, conseguir el respeto y admiración que consiguió Abbado, no solo entre crítica y público, sino entre los propios  miembros del equipo. Lucas Macías, oboe solista de la Royal Concertgebouw de Ámsterdam, escribía en el programa de mano:

Gracias Claudio por haber sido el Ángel de la Guarda de los jóvenes músicos. Gracias por enseñarnos que en la música, como en la vida misma, lo fundamental es escucharnos los unos a los otros.

Escucharnos los unos a los otros. Da para pensar un rato, ¿no?

Proyectos, directores de música y autoorganización

Las comparaciones de la dirección de proyectos y musical son inevitables (¿recordáis el divertido vídeo de otro grande, Riccardo Muti?) Como inevitable será que más de uno haya pensado en el hecho de que un director de orquesta sea prescindible, visto que una orquesta puede interpretar perfectamente una pieza de música sin necesidad de una dirección. ¿Autoorganización en estado puro?

Sea como fuere, una orquesta no interpreta así el primer movimiento de una sinfonía por inspiración divina. Conviene no perder de vista que interpretar sin director no fue una demostración de valía, una exhibición de talento. Fue un acto de reconocimiento a quien les había dirigido tan brillantemente, que fueron capaces de interpretar dicha pieza. Y, por supuesto, la simbología del puesto vacío, puesto que debía ocupar el fallecido. Más tarde, en el mismo acto de homenaje, sí se incorporará un director (un discípulo avanzado y reconocido internacionalmente de Abbado).

No es por tanto fácil conseguir lo que consiguió Abbado. Cuando publico esta entrada en el blog, se cumple el primer aniversario de la muerte de Claudio Abbado. Descanse en paz.

Project Management Nirvana

Volviendo al punto inicial de este artículo, ¿qué factores añadirías para que se pueda decir que se ha alcanzado el nirvana de la gestión? ¿Es posible alcanzar ese nirvana? Me interesa mucho tu opinión y agradeceré que dejes tu opinión en los comentarios de este artículo.

¡Gracias por tu tiempo y por comentar!

Referencias

Al margen del abundante material que podéis encontrar en Internet, os dejo un par de referencias sobre el concierto al que me refiero en este post, que os ayudarán a entender la magnitud del homenaje y del personaje.

Print Friendly, PDF & Email

19s comentarios

  1. Para mi simplemente, hacer proyectos que aporten valor al usuario final, que le haga su día a día más fácil…para qué sirve un proyecto en plazo, coste y calidad, si no aporta nada? …yo llevo un año y medio en un cliente que trabaja así, en el negocio por el negocio, sin importar si los proyectos aportan algo a los usuarios y la verdad no veo el día en que salga de aquí…lo único que han conseguido es que mi motivación sea 0 y no me importe decirlo a viva voz

    1. Hola Ana,

      La situación que describes es realmente desagradable. Me viene a la mente una de las 35 frases del libro de Management 3.0 de Jurgen Appelo: Puedes ajustar los salarios hasta que los dedos se te pongan morados, pero no hay plan de compensación que compense la falta de trabajo pleno de sentido. (http://elmiracielos.com/2015/01/14/las-35-mejores-citas-sobre-management-3-0-de-jurgen-appelo/)

      Resulta complicado dar consejos en estas situaciones. Mucho ánimo y, recuerda, que todo pasa y de todo se sale.

      ¡Gracias por comentar!
      Ángel

  2. Fantastico, Ángel!!

    Me ha encantado. Me uno a tu propuesta de descubrir o, mejor todavía, alcanzar el Nirvana como PM.

    Mi pequeña aportación, y adelanto que no se mal interprete, es el de “ligarte al cliente”, en el más estricto sentido profesional, claro!.

    Si! conseguir la complicidad, la confianza, la colaboración, el trabajar en un entorno confortable y amigable. El intercambiar esos guiños de complicidad con tu cliente tanto en los momentos de crisis, como de celebración.

    Ahora es más “guay” hablar de nuestros colaboradores, pero no nos olvidemos que, verdaderamente, son nuestros clientes. Hay que diferenciar en cada momento, ese doble perfil ideal de “Cliente/Colaborador” o tal vez “noviete/novieta” que nos vamos echando en los proyectos.

    No me negareis que en muchos proyectos, durante muchos meses, vuestro cliente es la persona con la que más tiempo pasáis.

    A esto me refiero cuando digo “ligarte al cliente” ….insisto, solo, en el estricto sentido profesional 😉

    P.D.: Ángel, chapeau! a tu “mini homenaje” personal que haces al Maestro Claudio Abbado.

    1. ¡Muchas gracias Ana!

      Como anécdota, me sé el teléfono móvil y fijo de mis clientes, pero no el de muchos de mis amigos. Aún teniendo la agenda en el teléfono … 😛

      Efectivamente, una relación de complicidad y apoyo mutuo es fundamental en los clientes, y ayuda sobremanera a llegar a ese estado de paz espiritual y felicidad en el alma que es el nirvana.

      Me alegro de que te haya gustado el artículo. Hacía tiempo que lo tenía en mente, pero quería publicarlo justo el día del aniversario. Como homenaje.

      ¡Gracias por comentar!

    1. No es ser ilusa. De hecho es tranquilo y sin estrés PORQUE llegas a un estado de autoconfianza en que nada te asusta. Por eso, entre otras cosas, no tengo claro que sea alcanzable 😀

      ¡Gracias por comentar!

    1. ¡Gracias Pablo!

      Con permiso de los demás, me parece uno de los comentarios más bonitos que me han dejado hasta la fecha en el blog. Me hace especial ilusión viniendo de ti, porque ya sabes que disfruto como un enano con tus artículos. Tu blog ha sido, para mí, uno de los grandes descubrimientos del año pasado, tanto en el fondo (lo que cuentas) como en la forma (cómo lo cuentas).

      Mi ego (¡y mi sonrisa nirvana!) han engordado bastante al leer tu comentario.

      ¡Mil gracias!

  3. Es realmente mágico alcanzar ese momento en que todo fluye… En algunos pequeños trabajos o proyectos he llegado a eso y parece que el universo se confabulara contigo. Es muy agradable.

  4. Una de las cosas en las que siempre enseño a mis clientes es a cómo tener una relación más estrecha con los clientes. Los precios pueden cambiar y siempre puede hacer alguien que ofrezca precios más bajos que tú, pero si tu cliente confía en tí…no hay precio que lo pueda superar. Me alegro de que con tus clientes tengas una relación tan cercana, porque es de eso de lo que se trata al fin y al cabo, aunque es cierto que tiene que ver con los jefes que tengas y con la politica de empresa. Por ejemplo hay una empresa de telefonía que nunca me tendrá de cliente, porque sin serlo me molesta y me casi acosa…

    Se puede sentir la emoción de la orquesta en el vídeo es impresionante. Y al final se trata, como siempre, de emociones, de sentir. Ese, en mi experiencia, es el quid de la cuestión, cuando gestionamos nuestras emociones de manera efectiva todo está bien, porque sabemos que aunque en algún momento haya algún sobresalto podemos gestionarlo.

    No creo que el nirvana sea un mundo sin sobresaltos, porque los sobresaltos nos ayudan, por ejemplo a sentirnos mal y por tanto hacer algo al respecto y a no posponer (la palabra procastinar no me gusta mucho).

    Me ha gustado mucho tu artículo. De verdad

    1. Muchas gracias, Ana.

      100% de acuerdo. Las relaciones deben ser sostenibles. Evidentemente hay sectores y empresas que basan sus modelos en una sola venta, y si te he visto no me acuerdo y me da igual. Pero esos son sectores y técnicas muy agresivas, en los que la sostenibilidad no está asegurada (por no hablar de la continua presión y estrés en mantener el “sistema” funcionando”.

      Coincido también contigo en que en una relación sana con los clientes es mucho más sencillo recuperar la confianza cuando esta ha sido dañada.

      Y, sí, en el mundo real, hasta en el nirvana tienes sobresaltos 🙂 Pero tienes la confianza y las ideas claras como para superarlos.

      ¡Muchas gracias por comentar, y por tus amables palabras!
      Ángel

  5. Me gusta mucho la música clásica y no conocía al director de orquesta que citas en el vídeo Ángel,pero ahora será escucha obligada en mis sesiones.Yo pienso que no hay nada más gratificante para un gestor de proyectos que saber que cuando él no está, el equipo sigue haciendo su trabajo con la misma pasión que transmite.
    Lo que consiguió Claudio Abbado,no es fácil ni todo el mundo lo consigue.Cuando acaba el vídeo he podido comprobar que en todos lo que conforman la orquesta ha quedado un poquito de Claudio Abbado y esa semilla seguirá viva y se transmitirá por mucho tiempo.
    Como en toda arte marcial que se preste el Nirvana sólo lo alcanzan los mejores.
    Gran dedicatoria Ángel.

    1. Muchas gracias Santos. Este año pasado sufrí varias pérdidas dolorosas familiares (mi madre, entre ellas) y te das cuenta de la huella que dejamos en los demás en función de nuestros actos y de cómo nos preocupamos por ellos. En la vida y en el trabajo.

      Me alegro de que te haya gustado el artículo. A mí también me gusta la música clásica, pero tengo oreja, no oído 🙁 En cualquier caso, Abbado es un director absolutamente recomendable.

      ¡Gracias por comentar!

¡GRACIAS POR COMENTAR!