Los clientes y sus “presupuestos” (siempre nos quedará el humor)

A veces me llegan enlaces muy interesantes, que suelo compartir en Twitter, LinkedIn, Facebook o Scoop It! La vida de estos es efímera, pues terminan diluyéndose en la línea del tiempo de dichas redes como un azucarillo.

Sin embargo, el post que me pasó ayer José Carlos Baquero merece un hueco especial en el Salón de la Fama, una entrada en el blog para que persista un poco más de lo que lo haría en las redes sociales. El post/video en cuestión viene de Microsiervos, y es de lo mejorcito que me he encontrado en tiempos. Mi más sincero agradecimiento a ambos.

Vamos a ello.

El presupuesto

Según el RAE

presupuesto.

(Del part. irreg. de presuponer).

1. m. Motivo, causa o pretexto con que se ejecuta algo.

2. m. Supuesto o suposición.

3. m. Cómputo anticipado del coste de una obra o de los gastos y rentas de una corporación.

4. m. Cantidad de dinero calculado para hacer frente a los gastos generales de la vida cotidiana, de un viaje,etc.

5. m. ant. Propósito formado por el entendimiento y aceptado por la voluntad.

Nunca me ha había fijado en la doble acepción del término. Por un lado, supuesto o suposición. Por otro, la pasta que crees que vale algo. Si has tenido que defender alguna vez un presupuesto, no sabrás si reír o llorar (¡siempre mejor reír, mucho mejor, dónde va a parar!) El vídeo habla por sí solo.

Si en las cosas cotidianas de la vida aplicáramos los mismos raseros, nos encontraríamos cosas como estas. La escena final con el cocinero, ¡brutal!

Que ustedes lo disfruten 😉

La fuente, de Microsiervos, aquí.

Print Friendly, PDF & Email

2s comentarios

¡GRACIAS POR COMENTAR!