El “Ola k ase” en la empresa conectada

No es ningún secreto, y ya lo dijimos en una entrada anterior, que las redes sociales pueden usarse en las empresas para el fomento de la comunicación, la gestión del conocimiento y la innovación, entre otras cosas. No necesariamente Facebook, Twitter o LinkedIn, sino con soluciones específicas denominadas redes sociales corporativas, tales como Yammer o la española Zyncro (con muy buena pinta, por cierto), por citar un par de casos. Se trata de incorporar a la empresa conectada los beneficios de las redes sociales. Pero ¿y si incorporamos las malas prácticas?

Entre las críticas que se hacen a las redes sociales, como Facebook y Twitter, está el que la gente publica “tonterías” del estilo “Me voy a dormir”, ” Acabo de tomar un café”, “Buenos días”, etcétera etcétera. No se entienden por quienes no están metidos en dichas redes, ni por muchos que sí lo están.

olakase

Vaya por delante que, salvo en muy contadas ocasiones, no suelo publicar mensajes de ese estilo. Sí entiendo y no critico, sin embargo, a quien le gusta hacerlo, como una necesidad de expresarse. Y, sí, me hace gracia el famoso Ola k ase que se puso hace ya tiempo de moda en servicios como Whatsapp para saludar a alguien. Puede parecer una melonada, pero me gusta. En este enlace tenéis más información, por si no lo conocéis.

¿Y en la empresa? Contra lo comúnmente establecido y admitido, creo sinceramente que ese tipo de mensajes, bien usados, pueden traer muchos y muy buenos beneficios a la empresa conectada.

Entre mis atribuciones en la empresa para la que trabajo, como responsable de sección, está la de Program Manager, gestionando una serie de proyectos que comparten unas características comunes (evaluación de prestaciones de sistemas de navegación por satélite). Una de mis principales labores es dar soporte a los jefes de los respectivos proyectos, y a sus equipos. Tratando de que no reinventemos la rueda, que no dupliquemos esfuerzos. Necesito saber qué problemas se están afrontando en los diferentes proyectos para ver cómo pueden solventarse en otros. Y necesito coordinarme con otras áreas dentro de la unidad de negocio, por motivos similares. Hago gran parte de trabajo de pasillo, hablando y reuniéndome con unos y otros. De hecho he de reconocer que la considero la parte más gratificante de mi trabajo, por todo lo que me permite aprender. Y si en vez de preguntar yo me lo fueran contando … Y aunque estoy plenamente convencido de que la interacción personal no puede ser sustituida por nada, las redes corporativas sí pueden evidentemente facilitar este trabajo

Las redes corporativas no deben usarse para contar cosas personales, tal y como que has sacado a pasear al perro o has leído una novela (salvo que alguna de esas cosas te inspire alguna idea relevante para la empresa). Pero me parece una buena práctica empezar la mañana publicando un mensaje en tu muro, timeline (o equivalente) sobre lo que estás haciendo: una oferta comercial, una mejora a un sistema, un problema logístico, lo que sea. No hace falta enrollarse. Por ejemplo, puedes publicar algún logro que hayas conseguido: algo del estilo “he conseguido bajar el tiempo de procesamiento de la petición X en 5 segundos” puede bastar.

Más aún, aunque pueda ser visto como una pequeña herejía, propongo decir cosas como que vas a tomar un café, por si alguien se anima. Evidentemente si lo haces para tomar café con quien lo tomas todos los días, una red social corporativa no es el lugar adecuado. Pero si empresas de tamaño mediano/grande organizan sesiones de paintball, barbacoas y actividades diversas para que la gente se conozca personalmente y colabore en el trabajo, ¿no resulta más barato fomentar dicho conocimiento desde las redes corporativas? Se podría usar la red social para que la gente contactara, se conociera personalmente y supiera en qué trabaja y de qué sabe. Y qué mejor que usar un hashtag como #olakease, por ejemplo ;). Para dejar claras las intenciones.

Es cierto que es una medida de resultados inciertos (habría que vencer muchas barreras personales para que funcionara), pero no conozco ni un solo caso en el que las sesiones de paintball y similares hayan conseguido su fin último. Con el debido respeto a las empresas que se dedican a organizar estas cosas, por supuesto.

Fomentar el conocimiento personal, las relaciones, las conexiones, desde las redes sociales corporativas.

¿Cómo creéis que las redes sociales corporativas pueden ayudar al conocimiento y colaboración de las personas en una organización? ¿Alguna experiencia al respecto? ¡Gracias por comentar!

Créditos: Foto “Ola ke Ase Koala” por amudenia en Flickr. Algunos derechos reservados.

5s comentarios

  1. De acuerdo contigo en el tema de la comunicación. Las redes sociales facilitan tareas sobre todo en el ámbito laboral. La comunicación es uno de los handicups de las empresas medianas/grandes, que la gente esté informada y que lo esté bien. Cualquier herramienta que facilite esto debe ser tomada en consideración.

    Por otro lado existe todavía una mentalidad de que el uso de la comunicación social va a hacer que los empleados hablen sólo de cosas triviales y no de trabajo.

    De primera mano conozco el caso de la implantación de OCS (Office Communicator) donde se ha mejorada la comunicación entre las personas, permitiendo por un lado saber si una persona está disponible o no, robarle un menor tiempo que se lo robaríamos con una llamada y permitirle simultanear la comunicación con otras tareas.

    El caso ya de redes como indicas estilo Yammer y demás, conseguimos que otros que no participan activamente en la conversación logren también estar informados y aprender.

    Saludos, Julián.

    1. Gracias Julián.

      Yo también encuentro en Communicator una herramienta imprescindible. Por ejemplo, cuando empiezan los cruces de correos entre varias partes y empieza a ser imposible seguir el hilo de la discusión, inicio una discusión con todos los destinatarios por Communicator, y cuando termina la guardo en Outlook para tener constancia de por qué decidimos lo que decidimos. Una forma ligera y ágil de tomar “actas” en situaciones del día a día.

      Hay varios temores en las empresas de cara al uso de las RRSSCC, el primero el que comentas, la distracción de lo que se considera el trabajo principal y el mal uso. Hay otros, como que la dirección no siempre está familiarizada con ellas. Es más fácil que una persona que acaba de terminar sus estudios la adopte (porque está acostumbrada a Facebook, Twitter) que un directivo. Se requiere cierta amplitud de miras.

      Saludos,
      Ángel

¡GRACIAS POR COMENTAR!