El niño de este vídeo lo tiene claro: de la visión a los resultados

A veces se entienden mejor los conceptos si se ejemplifican, y más aún visualmente. Observa este vídeo.

¿Se te ha escapado una sonrisa, no? Y puede que alguna lagrimilla (eso va en cada uno). Visión, Misión, Estrategia, Planificación y Acción, todo en uno. Desde el punto de vista del pequeño protagonista de este vídeo …

  • Visión: jugar con alguien es mucho más divertido que hacerlo solo.
  • Misión: tener un hermanito con el que jugar. Hay alternativas, como hacer un equipo como amigos. Pero este niño lo tiene claro.
  • Estrategia: facilitar las condiciones para que papá y mamá me den un hermanito. Nada de rabietas ni enfados., ni pedirlo insistentemente, ni llamar la atención, …  Hay que ser ejecutivo. Al grano.
  • Planificación: organizar cena romántica, con vino y velas. Habitación en buen estado. Cuida todos los detalles ¡Y pronto a la cama a dormir, para que disfruten la velada!
  • Acción: lo pienso y lo hago, aunque tengo que afrontar dificultades, como abrir la botella de vino. Me esfuerzo lo que haga falta. ¡Hasta cuando nace el hermanito le regala ya las botas de fútbol!
  • Resultados: ¡conseguido! ¡A disfrutar del resultado!

¿Está claro, no? Siempre debería ser lo mismo: empezar con una visión, que se materializa en una misión y una estrategia para alcanzarla. La estrategia en un plan accionable … que habrá que ejecutar.

Al menos, espero haber arrancado alguna sonrisa.

¿Tenéis algún caso parecido de niños que queráis compartir? Éste es un poco extremo, pero los niños son fuentes inagotables de historias que no dejan de sorprendernos (como el caso real de la niña que quería un caballo y terminó montando una vaca).

¡Gracias por compartir!

 

17s comentarios

  1. Genial vídeo!!! La verdad que casi frustra un poco que ni el resto de los niños ni los adultos seamos tan espabilados.
    Los adultos ni de lejos. Y los niños que veo to funcionan más a base de rabietas y gritos.
    Un abrazo 🙂

  2. ¡Jajjajajjja! Queridísimo Ángel… la questión es que seguramente que el niño no sabía que existían todas esas fases…

    Es como cuando hablamos. Sabemos poner en orden los elementos de la oración sin conocer las reglas de la sintaxis. Surge de un modo natural. Después venimos los teóricos y queremos poner la lógica 😉

    Bueno, mejor 8)

¡GRACIAS POR COMENTAR!