El Crimen Organizado

Post cortito.

En una entrada anterior, Constructores de piscinas, trataba sobre una situación bastante habitual. Cuando una empresa necesita hacer algo, u ofrecer un servicio, se debe plantear seriamente si la mejor opción es compra / subcontratarr dicho producto o proceder a producirlo/ofrecerlo por sí misma. Esto es lo que se denomina el proceso make-or-buy.

En dicho artículo veíamos una serie de factores que deben sopesarse de cara a tomar una decisión al respecto, siendo el coste solo uno más de ellos (y rara vez el más importante). Conozco casos de decisiones acertadas y erróneas. Y cuando las cosas han salido mal (es decir, a posteriori, resulta ser  que la decisión tomada ha sido la incorrecta),  no se puede criticar dicha decisión si se tomó a resultas de un análisis honesto y meditado. Ya se sabe que a toro pasado …

Sin embargo, lamentablemente, algunas decisiones de la empresa se toman sin dichos procesos de toma de decisión.  Esto es lo que yo llamo el Crimen Organizado.

  • Crimen, por su propia naturaleza y consecuencias
  • Organizado, porque cuenta con el beneplácito de las altas esferas (léase gerencia) de la organización.

Es muy sencillo identificar situaciones de Crimen Organizado. Por ejemplo,

No, no es un error. Tan malo es no adoptar procesos de mejora continua (e.j. CMMI) o de  la calidad (e.j. six-sigma) cuando las circunstancias lo exigen, como adoptarlos cuando no es necesario. En ambos casos se  incurren en ineficiencias y sobrecostes (en el sentido amplio del término) injustificados. Kaputt. C’est fini. Game over. Y, ojo, que soy de los que opinan que CMMI e innovación no están reñidos. Ambos pueden coexistir en la empresa.

La adopción de CMMI, six-sigma o gestión de calidad total (Total Quality Management) son ejemplos de decisiones estratégicas organizativas de procesos,  y obviamente de negocio. Pero también tenemos ejemplos tecnológicos como  cloud computing, big data y un larguísimo etcétera. Términos que están de moda (en ocasiones buzzwords, modismos), y que suelen ser la primera fuente de inspiración del Crimen Organizado. Es oirlo y querer apuntarse al carro, normalmente como estrategia propagandística y no de negocio. Recuerdo cuando el lenguaje de programación Java empezó a popularizarse, todo el mundo proclamaba que sus herramientas estaban en Java. Y a lo largo de mi vida profesional me he oido barbaridades al respecto. Ahora están de moda las aplicaciones móvilesla nube, para lo bueno y para lo malo.

Pero el Crimen Organizado bebe también de otras fuentes. Como, por ejemplo, cuando alguien se ha leído un libro, o alguien ha ido a un curso, y se empiezan a ver cambios que nadie entiende. Ir a un curso de unas horas o leer un libro es una cuestión necesaria y de higiene profesional. Te abre la mente a nuevas ideas, pero no te convierte en un experto en nada. Y menos aún para tomar decisiones estratégicas de calado.

O alguien ha leido un blog 😉

Print Friendly, PDF & Email

Un comentario

¡GRACIAS POR COMENTAR!