De segundo, espina de pez a la Drucker (2)

En la primera parte de este artículo hablamos sobre el método de la espina de pez y vimos algún ejemplo. Ahora trataré de ser un poco más original.

Nota: Por aclamación popular, he dividido el artículo original en dos partes. Ésta es la segunda parte del mismo.

¿Qué pinta Drucker en todo esto?

Managing oneself, de Peter Drucker, es uno  de los artículos clásicos de gestión, y una de las lecturas con las que más he disfrutado últimamente. En este formidable artículo, Drucker resalta cómo a veces se pone énfasis en la gestión de empresas, proyectos, equipos, … pero no pensamos en gestionarnos a nosotros mismos. Gestionar es el arte de conseguir los objetivos propuestos, en los plazos propuestos y con los medios disponibles. Pero esto podemos aplicarlo a nosotros mismos. Todos tenemos (o deberíamos tener) unas metas a conseguir en unos determinados plazos, y nuestro principal recurso somos nosotros mismos y la gente que nos rodea. Como en las empresas, la clave fundamental es tener la información más precisa y abundante para tomar las decisiones adecuadas. Es decir, el autoconocimiento.

Fotografía realizada por Rhadamon y reproducida con permiso. Todos los derechos reservados al autor.

Drucker nos sugiere que nos hagamos una serie de preguntas:

  • ¿Cuáles son mis fortalezas?, es decir, ¿en qué cosas soy mejor y en cuáles peor? En aquellas cosas que destacamos debemos buscar la excelencia. No merece la pena distraer nuestros esfuerzos para mejorar en cosas en las que nunca destacaremos, asumiendo evidentemente que disponemos de las cualidades mínimas necesarias acordes a nuestra situación.
  • ¿Cómo trabajo? Es decir, ¿soy mejor trabajando sólo o en equipo? ¿En equipos grandes o pequeños? ¿Cuáles son mis momentos del día de máxima productividad? ¿Cómo llevo notas de todo lo que voy haciendo? ¿Cómo me organizo mejor?
  • ¿Cuáles son mis valores? ¿Están en sintonía con la organización para la que trabajo? ¿Y con el trabajo que desempeño?
  • ¿A dónde pertenezco? En función de mis fortalezas, mis métodos de trabajo y mis valores, ¿con qué grupo o grupos me identifico? ¿Soy un emprendedor, un empresario, un investigador, un abogado, un ingeniero, …?
  • ¿Cómo contribuyo? En la historia de la humanidad y hasta épocas bien recientes, a la mayoría de las personas se les ha dicho qué tienen que hacer y cómo tienen que hacerlo. Esto ha cambiado (¡y no digamos con la crisis actual!) La cuestión es, ¿dónde y cómo puedo conseguir aquellos resultados que realmente marcarán la diferencia en, digamos un año o año y medio?
  • ¿Cómo me relaciono con los demás? Salvo los grandes genios y artistas, son muy pocos los que alcanzan grandes resultados trabajando por sí solos. ¿Cómo me relaciono con mis jefes? ¿Y con mis compañeros? ¿Con mi equipo de trabajo? ¿Con mis amigos? ¿Con mi familia?
Esto es solo un brevísimo resumen del artículo de Drucker, absolutamente recomendable, al que no descarto decicarle una entrada en este blog (¿votos a favor?). Al leerlo hice un montón de esquemas para no dejarme nada en el tintero. No lo he visto en ningún sitio por ahí, pero se me ocurre que podemos usar la técnica de la espina de pez a nuestro autoconocimiento, para con ello ayudarnos a gestionarnos mejor a nosotros mismos.
Basándome en el artículo de Drucker, propongo las siguientes categorías:
  • Fortalezas que poseemos
  • Valores personales
  • Contribuciones que hacemos
  • Hábitos de trabajo
  • Nuestro entorno
  • Las personas, como los amigos, compañeros, competidores, socios, …

No pondré ningún ejemplo porque inevitablemente rayaría demasiado en lo personal. Mi ego quiere pensar que es una propuesta novedosa, aunque probablemente alguien la habrá mencionado ya. Yo ya he empezado a hacerlo conmigo mismo. Si te es de utilidad, me alegraré. Si se te ocuuren otras categorías que pueden ayudar, por favor, comparte con nosotros tus propuestas.

Si es la propia técnica de la espina de pez la que no termina de convencerte, sí existen otras técnicas cómo el análisis DAFO (Debilidades, Amenazas, Fortalezas, Oportunidades; también conocido como  SWOT, en inglés) que se aplican tradicionalmente en el análisis estratégico, pero que pueden usarse también para la gestión personal. Sobre esto sí existe abundante material en Internet.

Conclusiones

He tratado de introducir la técnica de la espina de pez como una herramienta para dirigir las ideas hacia unas categorías concretas. Lo que se propuso en su día cómo una técnica de análisis de procesos industriales, es también una potente herramienta de creatividad. Los límites para su uso los pones tú.

No soy un experto en marketing (¡me consta que algunos de los que leeis esto sí lo sois!), pero me he atrevido con el ejemplo del marketing mix. ¡Ser buenosy darme muchos comentarios para poder aprender!

Esto no es un blog de autoayuda (nada más lejos de mi intención). Sin embargo, tratando de aportar algo nuevo,  me atrevo a proponerte  el método para abordar algo tan importante en nuestras vidas como es el autoconocimiento.

Casualidad o no, escribiendo este artículo me ha llegado la siguiente frase de Tolstói vía Twitter: “Todos quieren cambiar el mundo, pero nadie piensa en cambiarse a sí mismo”.

Gracias por tu tiempo.

Agradecimientos

Muchas gracias a todos por vuestros ánimos y apoyo recibido a este blog. Son una motivación extra para seguir con este proyecto.

Quiero agradecer especialmente a Rhadamon (¡no sé si quiere que use su nombre real o el “artístico”!) por permitirme “gorronearle” algunas de sus fotografías para este blog, como la que aparece al principio de la sección sobre Drucker. Me temo que seguiré abusando de su amabilidad en fuuras entradas. Mientras tanto, podeis ver sus fotos en su blog (Los Viajes de Rhadamon) o su página en Flickr.

9s comentarios

  1. Me ha gustado gracias.
    Mi voto a favor por Drucker.
    Mis dudas: el objetivo del análisis aplicado a nosotros mismos, cual seria? Alcanzar cierto objetivo, mejorar nuestra capacidad?, montar un negocio? Casarme?
    La idea es que nos analizáramos a nosotros mismos para cada objetivo que nos planteamos?
    Me parece útil, pero me aventuro, pura intuición, a pensar que el análisis en muchos casos arrojaría soluciones parciales, como incluir y gestionar aquello que no depende de nosotros?

    1. Gracias Amaya!

      Drucker no propone las cuestiones como técnica creativa de autoconocimiento, sino como puntos sobre los que reflexionar, ya que condicionan en gran medida nuestras “prestaciones” en el trabajo. En este sentido, yo no trataría de extrapolarlo más allá de ese ámbito (el profesional), tanto en cuanto la mayoría de las “categorías” son bastante específicas del mundo laboral (e.j. ¿cómo trabajo?). Lo que propone Drucker es que vayamos revisando estos puntos, sobre todo cuando hemos adoptado alguna decisión vital. Igual que en los negocios, al cabo del tiempo “medimos” si hemos conseguido el resultado que perseguíamos o no.

      En ese sentido, tenemos que distinguir entre, por un lado, las reflexiones (o guías) que nos proporciona Drucker para tener un mejor conocimiento de nosotros mismos y, por otro, la técnica de la espina de pez. Es cierto que no se aclara en el artículo, pero el nexo podría ser el uso de la espina de pez en su vertiente de diagrama causa-efecto. Por ejemplo, si no he conseguido el ascenso que buscaba, o no he rendido al nivel que pretendía, o … el diagrama causa-efecto me puede ayudar a encontrar el origen del problema (muy probablemente tendremos que hacer uso de los 5 porqués, como explicaba en la primera parte de artículo). Y en este punto podemos recurrir a las mismas categorías que propone Ishikawa, o “mirar hacia dentro” y tratar de centrarnos en las que se me ocurren según el artículo de Drucker (o, por qué no, mezclar todas ellas).

      Insisto en que es solo una propuesta, que está lejos de ser respaldada por un sinfín de casos. Pero para mí tiene ciertas dosis de “elegancia” plantearlo así.

      Tal y como se apunta en el artículo, hay alternativas como el SWOT/DAFO que nos van a dotar de un conocimiento mejor de nosotros mismos de cara a adoptar “decisiones estratégicas”. Aún usando el DAFO, creo firmemente que las preguntas que platea Drucker deben ser consideradas (entre otras que se nos puedan ocurrir).

      Gracias de nuevo por tu comentario, que espero contribuya a esclarecer un poco la idea que se propone en la entrada.

  2. Tenias razón. El articulo de Drucker, es extraordinario. Que cierto, lo que dices, podemos gestionar bien un negocio, y sin embargo, no hacerlo perfectamente con nuestras vidas.
    El autoconocimiento nos llevará a una mayor satisfacción personal, que redundaráen una mejor gestión de nuestro trabajo.

    1. Gracias Miguel.

      Para terminar de suscitar interés por el artículo, no perderse la segunda parte del mismo sobre “Second Life”. Y no, no se refiere a la famosa plataforma de mundos virtuales, sino a la necesidad de hacer “otras cosas” (¿escribir un blog? :)) llegados a un cierto punto de la vida profesional.

      Los detalles, en el artículo de Drucker ;).

¡GRACIAS POR COMENTAR!